Foto: twitter @CBCValladolid

El Carramimbre venció en la cancha del colista, el Marín Peixe Galego, por 69 a 75 , en un partido que le costó más de lo esperado.

El primer y el último clasificado de la categoría se enfrentaban en un encuentro que, a priori, debía ganar el conjunto vallisoletano con solvencia.

Los locales salieron hiper motivados a un partido que sabían que les exigiría un 200%. El Carramimbre trataba de llevar a cabo su juego alegre al que nos tiene acostumbrados pero los locales estaban frenando muy bien a los vallisoletanos y consiguieron llegar a situarse con 12 puntos de ventaja en el ecuador del segundo acto (34-22). Un arreón visitante llevó el encuentro al descanso 38-32.

En el tercer acto el conjunto local fue capaz de mantener esa ventaja sosteniéndose en su nuevo fichaje, Sango Niang, pero los hombres de Hugo López poco a poco fueron encontrando su mejor juego y volvieron a disfrutar sobre la cancha. El resultado fue irse por delante al cuarto definitivo; 56-53.

Volvió a dominar el partido el conjunto local en los primeros compases del último acto, pero el conjunto carmesí, con un Mackenzie muy acertado, demostró que cuando se pone serio es un equipo imparable y una vez más se hizo con la victoria en un partido en el que sufrió más de lo que esperaba.