Foto: Basketball Champions League

El Hereda San Pablo Burgos recuperará este miércoles, el partido de la primera jornada de la Basketball Champions League (BCL) que quedó aplazado por la COVID-19. El equipo dirigido por Joan Peñarroya se enfrentará al Happy Casa Brindisi este miércoles, a partir de las 18:30 horas, en el Coliseum. Los burgaleses buscarán el triunfo en un complicado encuentro ante uno de los equipos más en forma en Italia. El equipo que mañana ejercerá como local llegará a este choque con todos los hombres de su plantilla disponibles.

“Es un partido muy importante”, ha reconocido el entrenador en la previa, y ha expuesto: “En un formato tan corto, asegurar los partidos como local es vital”. El Hereda San Pablo Burgos es consciente de que el duelo de mañana se presenta con la máxima dificultad ante un rival de nivel.

Happy Casa Brindisi llegará al Coliseum como “el equipo más en forma en Italia”. En los enfrentamientos oficiales que ha competido el conjunto italiano, ha repasado Peñarroya, “perdió el primer partido de liga, y después ha ganado siete consecutivos, más un octavo, la semana pasada contra Darussafaka”. Este último partido, el único que los de Francesco Vitucci han competido en esta temporada europea, vencieron en su pabellón por 92-81.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

El conjunto de Brindisi “juega muy bien a campo abierto, está muy bien construido y tiene amenazas en muchos aspectos del juego”. En la plantilla italiana, destacan figuras como Darius Thompson y D’Angelo Harrison, dos jugadores “que aglutinan mucho el balón”. Además, cuentan con un hombre con experiencia en Europa como James Bell y con un pívot como Nick Perkins, “que está jugando muy bien en situaciones de poste bajo”.

La escuadra de Vitucci “tiene muy claro a lo que juega y no tiene problemas en ir a marcadores muy altos”, por lo que los esfuerzos de los castellanos se centrarán en “intentar bajar sus prestaciones en algunos aspectos que les hacen sumar en situaciones fáciles”. Igualmente, los burgaleses focalizarán su labor defensiva en disminuir los porcentajes de acierto italianos para tratar de controlar el marcador.