Hugo Rama será baja. Foto: cdmirandes

Este domingo se disputa el encuentro de ida de la primera eliminatoria de la fase de ascenso. Los de Borja Jiménez continúan preparando la vital cita de ida de la fase de ascenso a La Liga 1|2|3. Este viernes diecinueve jugadores del primer equipo y tres del filial se han ejercitado por algo más de 60 minutos en el penúltimo entrenamiento que llevarán a cabo antes de medirse al Atlético de Madrid ‘B’. Solo Jon Irazabal ha trabajado al margen recuperándose de sus pequeñas molestias.

Borja Jiménez

Se acerca el partido del año. Lo es porque es el inminente y porque, por fin, llegó la fase de ascenso. Ese para el que los de Borja Jiménez llevan semanas preparándose. Un margen que ha sido posible gracias al buen papel del equipo en liga que consiguió su clasificación matemática para la fase de ascenso hace un mes. Con esa misma identidad, con la que les ha traído hasta aquí, afrontan el encuentro de ida de esta primera eliminatoria frente al Atlético de Madrid ‘B’: “Ha legado el momento de la verdad, para el que llevamos semanas preparándonos, y no es momento de modificar nada. Quizás los últimos resultados del equipo han estado en buena parte condicionados porque el equipo lleva tiempo pensando en el playoff. Ahora es momento de seguir siendo Mirandés, de seguir siendo nosotros mismos”, aseguraba el técnico rojillo.

Hace ya cinco días, el sorteo deparó que enfrente estaría este filial rojiblanco, con jugadores muy jóvenes pero incluso con experiencia en categorías superiores con el primer equipo: “Es un equipo capaz de manejar muchos registros y con la experiencia de un gran entrenador al que conozco bien. Creo que va a ser una eliminatoria igualada y que vamos a vivir 180 minutos apasionantes”, apuntaba Borja Jiménez. Aunque la ida se jugará en Madrid, el técnico es consciente del desplazamiento masivo de la afición rojilla que alentará desde las gradas de la Ciudad Deportiva Wanda. Y para la vuelta, su empuje será determinante: “Sería muy bueno que traigamos un resultado positivo de allí y que ante nuestra gente se pueda decidir la eliminatoria. El empuje de la afición todo el año ha sido muy importante para nosotros y ahora creo que puede ser determinante también”, concluyó.

Odei, «ha llegado el momento y vamos a dar la cara”

Convencidos, pero sin confiarse. Trabajo, trabajo y trabajo. Eso es lo que quiso hacer ver  Odei en sala de prensa a los aficionados que se preguntan si el C.D. Mirandés está preparado para esta fase de ascenso: “Cuando firmas en un Club como el Mirandés, todos sabemos nada más hacerlo que va a llegar este momento, el momento de jugar el playoff. Lo sabíamos y llevamos trabajando duro preparándonos. No hay excusas. Ha llegado el momento y vamos a dar la cara”, expresaba contundente el central vasco a pocos días del encuentro de ida ante el Atlético de Madrid ‘B’.

El sorteo quiso que el primer encuentro se juegue lejos de Anduva, mientras que la vuelta, el próximo fin de semana, dictará sentencia en el feudo rojillo. Sin embargo, y a pesar de jugar a 300 kilómetros de distancia, Odei sabe que “es un desplazamiento corto y nuestra afición va a estar ahí. Estoy seguro de que se van a volcar, que van a vijar y que nos vamos a sentir como en Anduva”, reconocía. Sobre el rival, Odei no escondía la dificultad pero, a estas alturas, quién iba a ser fácil: “No importaba el sorteo, cualquier adversario iba a ser difícil. Debemos preocuparnos por nosotros mismos. Tenemos una seña de identidad desde principio de temporada y es la que vamos a seguir. En liga hemos demostrado que se nos ha dado bien jugar ante los filiales, así que vamos con toda la seguridad a Madrid”, concluía ante los medios de comunicación.

El rival

Ambos equipos, en diferentes grupos, han marcado una trayectoria, a lo largo de la campaña, que ha sido muy similar. Llegan a esta fase tras una trayectoria muy irregular en los últimos partidos.

Último entrenamiento

El sábado la plantilla entrenará sobre el césped de Anduva y de nuevo a puerta cerrada. Después, por la tarde, el equipo tomará rumbo a Madrid para pernoctar en la capital de España el día previo al encuentro.