El Burgos C.F. ha sacado una valiosísima victoria por la mínima ante el Real Unión en el partido correspondiente a la undécima jornada del Grupo II de la Segunda División B.
El conjunto burgalés entra y sale de la crisis prácticamente cada semana. Lo hizo, gracias a dos victorias consecutivas ante el Osasuna Promesas y al Arenas Club y volvió a entrar en depresión cayendo en casa ante el Amorebieta.
Empezó muy bien el cuadro blanquinegro, que necesitaba un arranque así tras la pasada jornada. Juanma anotaba el 0-1 cuando el balón solo llevaba rodando 2 minutos. Un remate del delantero blanquinegro cuando algunos no se habían pegado ni la primera carrera.

El tanto marcó el ritmo de la primera mitad. El Real Unión tuvo el empate en sus manos antes de marcharse a los vestuarios, pero el encuentro paró con el 0-1 en el electrónico.
Ya en la segunda mitad, el Burgos trabajó para aguantar la ventaja por la mínima. No era tarea fácil ante un Real Unión que buscaba, quiere y necesita salir de la zona de abajo.
Muy intensos los últimos cinco minutos en los que el Real Unión apretó todo lo que pudo y el Burgos aguantó como pudo mirando el reloj y temiendo un centro que pudiera poner las tablas en el marcador. Finalmente contó aquel gol tempranero y el Burgos sumó 3 puntos más.
El colegiado sacó la cartulina amarilla a Kata, Yoel Sola, Córdoba, Palatsí,
En cuanto a las sustituciones, el ténico local sacó Aitor Aranzabe por Yoel Sola, a Alain Eizmendi por Aiser Etaxburu y a Capelete por Niko Kata. Por su parte, el Burgos C.F sacó a Marcelo por Diosbert, a Pisculichi por Juanma y a Indiano por Toché.
Con este resultado el Burgos se coloca noveno en la tabla con 16 puntos. Ponen ya la mira los blanquinegros en el choque ante el Bilbao Atlhetic.