El Burgos C.F. ha dado hoy un paso gigante, después del arranque de temporada que ha sufrido. Y lo ha hecho remontando un difícil 0-2 ante el Osasuna hasta convertirlo en un 3-2. 

Jugaba hoy el Burgos entre entrenador y entrenador. Tras la marcha de Fernando Estévez y mientras que llega José María Salmerón, Óscar Río “Fosky” se ha hecho con las riendas de un equipo que sigue sin levantar cabeza.

El Burgos C.F. salía hoy mucho más echufado al partido que de costumbre. Buenas vibraciones en los primerísimos minutos del encuentro, que daban pie para pensar que hoy empezaba algo nuevo.

Pero pronto se pasaría el espejismo inicial y la realidad se adueñaría del Plantío. Sería entorno al minuto 15. Javi Martínez botaba una falta desde el lateral, Berruezo acariciaba la bola lo justo para despistar al meta local y poner el 0-1 en el marcador.

Y a partir de aquí, la película volvió a ser la misma que en jornadas pasadas. Al descanso el marcador permaneció inamovible ante la desesperación del aficionado local que ya no sabía si soñar con una remontada o afrontar el resultado.

Más de lo mismo al regreso. El Osasuna Promesas volvió a hacer diana en la portería del Burgos.En esta ocasión fue Hualde quien remataba de cabeza y ponía el 0-2 e inclinaba el campo burgalés. A partir de ahora, el equipo parecía jugar cuesta arriba.

Quizás así empezó a reaccionar el equipo local. Cuando ya está todo perdido, cuando la cosa no puede ponerse peor, el Burgos asestó el 1-2 que le volvía a meter en el encuentro. Toché aparecía en el minuto 61, después de 8 jornadas en las que pasó de puntillas, para recortar distancias en el electrónico.

El gol supuso una inyección de moral al conjunto local, que solo 4 minutos depués volvió a tener el empate a su alcance, aunque sin fortuna en esta ocasión. Fue en el 69 cuando la bola sí quiso entrar. Volvía a hacerlo Toché con un disparo que botó un par de veces antes de colarse en red y poner las tablas en el electrónico.

Este era ya otro encuentro en el que el Osasuna había desaparecido y el Burgos llegaba con demasiada facilidad al área rival. Hasta dos ocasiones desperdiciaron los blanquinegros ante el meta visitante. Se lo estaba pasando bien la afición burgalesista en los últimos diez minutos.

Y fue en la última jugada del encuentro, tras un corner, cuando el Burgos sentencia la remontada gracias al remate de Pichuli.

Al término del encuentro, el Burgos es duodécimo, a falta de conocer el resultado del derbi entre el Guijuelo y el Salamanca con 10 puntos.