Se han encendido todas las alarmas en el Burgos CF, si la marcha deportiva es mala, en lo económico la situación es peor. La auditoria remitida por la entidad a sus accionistas, desvela un boquete económico de 1.201.720 euros al cierre del pasado ejercicio a fecha 30 de junio.

La entidad de capital argentino es un saco sin fondo, las pérdidas de 3.381.758 euros ni siquiera han podido ser contenidas tras la ampliación de capital de 2.070.000 euros. La propia auditoría contratada por la Sociedad habla textualmente de, «un desequilibrio patrimonial y financiero, y de la existencia de una incertidumbre material que puede generar dudas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento.»

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

La perplejidad es la tónica dominante entre la afición de Burgos CF, que se pregunta ¿hasta cuándo (y cuánto) están dispuestos a seguir los argentinos? si en estas condiciones alguien podría comprar el equipo, o por si el contrario, la sombra de lo ocurrido en 1983 con la desaparición del genuino Burgos CF podría volver a ocurrir.

De momento el Burgos CF tiene abiertos procesos judiciales por deudas superiores a los 600.000€, con el capítulo de ingresos bajo mínimos, con la disputa de los partidos a puerta cerrada y habiéndose gastado ya el dinero recaudado por la venta de abonos. Sin duda urgen explicaciones desde la entidad.