Burgos_CF_Plantio

Le falta gol a un Burgos que jugó bien y creó numerosas ocasiones pero volvió a sumar una nueva derrota. Los blanquinegros pisaban por primera vez Madrid tras casi 15 años de la última vez y parece que el regreso a tierras madrileñas no les ha traído suerte. El resultado supone la primera victoria como locales del Sanse y la tercera derrota del Burgos, que ha perdido los tres partidos jugados fuera del Plantío.

Empezó bien el Burgos, teniendo las primeras ocasiones en las piernas de Diego Cervero, pero los del Sanse estuvieron más vivos para subir el primer tanto en el minuto 10 gracias a un buen contragolpe a pesar del control burgalés.

El Burgos a pesar de todo siguió creando oportunidades de empate, pero el dominio del partido fue pasando a manos de los madrileños según pasaba el tiempo. Un corner en el 27 podría haber supuesto el empate de los blanquinegros, pero no funcionó. Diego Cervero volvió a tener una oportunidad desaprovechada en el 38. Casi al filo del descanso, el partido se paró para que la asistencia sanitaria pudiera acudir a examinar a Niko Kata, que quedó dolorido en el suelo tras una entrada de Toni Rojano que preludió el final de la primera parte.

Los porteros se lucen en el segundo tiempo

La segunda parte siguió una tónica similar, el Burgos creando ocasiones que no sabe llevar a buen término mientras que los madrileños también aprovechan sus ocasiones en un partido de ida y vuelta. Poco a poco el Burgos se hacía con la posesión mientras el Sanse adoptaba una actitud a la contra, buscando el gol intentando sorprender a la defensa blanquinegra.

Y en esas en el 64 un lanzamiento del Sanse rebotado en el palo le permitía a Sergio Castel poner el 2-0 en el marcador. Aún con todo, el Burgos estuvo a punto de recortar distancias en el 70 gracias a Cervero, pero un paradón de Irureta impedía el gol.

Casi al final del encuentro el Sanse tuvo una oportunidad perfecta para sentenciar con un 3-0 en una jugada de penalti que no subió al marcador gracias a un paradón de Mikel Saizar. Pero no sirvió para cambiar el sino de un encuentro que volvió a privar a los burgaleses de sumar nuevos puntos a su clasificación.