El Valladolid no pudo culminar su remontada en la segunda mitad y cayó derrotado ante un Ilunion (74-80) que supo aprovechar a la perfección la falta de organización defensiva de los vallisoletanos en la primera mitad, y su escaso acierto de cara al aro, para poner tierra de por medio y dejar prácticamente atado el encuentro antes del descanso.

El cuadro morado tenía claro cuál debía ser el planteamiento del partido, pero no se cumplió, y cuando se cometen tantos fallos y se perdonan tantos lanzamientos fáciles ante un rival de la calidad de Ilunion, se paga una elevada factura, en este caso, en forma de puntos visitantes, ya que Diallo y Latham no tuvieron piedad, y propiciaron una renta de 16 puntos al final del primer cuarto (11-27). Diferencia que se mantendría al descanso (32-48), y que pudo haber sido mayor, de no ser porque los locales apretaron en su zona y empezaron a tener más fortuna el el plano ofensivo, con Adrián Pérez y Romo como principales protagonistas.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Tras la reanudación, los de José Antonio de Castro ajustaron su defensa, presionaron más y engrasaron la maquinaria en ataque, con Maxi Ruggeri y Adrián Pérez adquiriendo una importante relevancia, pero no sería suficiente, puesto que Ilunion no bajó los brazos, y siguió sacando petróleo de cada error local, en este caso, de la mano de Bywater, de ahí que el marcador reflejara un 52-67 al terminar el tercer cuarto.

En los últimos compases, el BSR Valladolid echó el resto, y llegó a situarse a tan solo cuatro puntos de los madrileños (68-72), mostrando una intensa defensa y encontrando a Ruggeri, Romo y a un excelso Adrián Pérez en el tiro, pero no sirvió para variar el resultado, ya que Ilunion mantuvo la calma, amparado en sus artilleros, para amarrar la victoria.