El BSR Valladolid viaja a Francia, concretamente, a la localidad de Le Puy en Velay, para disputar la fase previa de la Euroliga 3, del 10 al 12 de marzo, fase de la que saldrán los equipos finalistas de la competición europea, que disputarán el título en Yadova (Turquía), el último fin de semana de abril. Y el objetivo no puede ser otro que quedar campeones de grupo y asegurar su presencia en territorio otomano.

De Castro ha recordado que “hace cinco años que el club no disputa competición europea, por motivos económicos, y también porque la pandemia se cruzó en medio, ya que estaba apalabrada la organización de la fase final de la Euroliga 2 en 2020, la cual fue suspendida por la aparición del coronavirus, mientras que en 2021 pretendieron que se organizara un sucedáneo, ante la imposibilidad de que se celebraran las fases previas, que se optó por no aceptar, y luego ya no se han abierto nuevas opciones”.

El BSR Valladolid, que partirá hacia tierras galas este jueves, se enfrentará al Special Bergamo Sport Montello italiano y al Handisport Le Puy en Velay -organizador de la cita-, el viernes 10 de marzo para, el sábado 11, hacerlo ante el CAPSAAA francés y el Hannover United alemán. “Rivales muy difíciles”, tal y como ha advertido De Castro, quien ha recordado que su equipo ha quedado “subcampeón de la Copa de Europa Willi Brinkmann en dos ocasiones, y campeón en Ginebra, hace ya 23 años”. Asimismo, ha destacado que aunque “es un grupo complicado, con equipos que están a un nivel superior al de una Euroliga 3″, no hay que olvidar que, en su caso, juegan “en la mejor liga del mundo”, ocupando actualmente la cuarta plaza -aunque han estado en la tercera hasta hace dos semanas- y que, en la Champions Cup “juegan cuatro equipos españoles, de los ocho que compiten, y el BSR Valladolid ha ganado a algunos de ellos, y les ha mejorado en la tabla”.

En este sentido, el capitán del cuadro vallisoletano, José Luis Robles, ha advertido que la plantilla “está ilusionada y motivada ante esta nueva participación en Europa, tras varios años sin poder competir” y, aunque todos son conscientes de que van a tener que jugar cuatro partidos en menos de 48 horas, “es lo mismo para todos los que jestán allí”. Además cree que la ilusión va a contrarrestar el cansancio que puedan acumular ante tanta carga competitiva, y que todos y cada uno de los jugadores “van a dar todo para tratar de estar en abril en Turquía“.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Los vallisoletanos llegan a esta cita tras haber recuperado la senda de la victoria ante Ferrol, en un partido en el que se reencontraron con el acierto anotador, lo que les aporta “confianza y seguridad” a la hora de abordar este compromiso continental, para el que han tenido que invertir un presupuesto de 8.000 euros, tal y como ha confirmado De Castro, el cual se incrementará en 13.000, en el caso de que los vallisoletanos se clasifiquen para la fase final en Yadova.

Un desembolso en el que espera puedan colaborar las tres instituciones presentes en la rueda de prensa, ya que “contar con un equipo en Europa es importante, no solo para el crecimiento del club, ya que si no se juega se van perdiendo posiciones en el ránking internacional, sino para el prestigio de la ciudad y de Castilla y León, ya que se favorece su imagen fuera de sus fronteras”, ha apuntado.

En palabras del concejal de Deportes, Alberto Bustos, “es importante dar visibilidad al afán de superación y a los valores positivos que aporta este deporte a personas que tienen capacidades diferentes, y que Valladolid pueda volver a ser organizadora de una competición europea, para que se pueda potenciar aún más, en este caso, de la mano de un club que es un referente, no solo en el ámbito deportivo, sino también en el social”.