El Caja Rural Aula Valladolid reina en Castilla y León. El equipo de Miguel Ángel Peñas demuestra estar preparado para el arranque liguero y gobierna en Huerta del Rey un partido que se convirtió en un festival goleador dominado por el equipo local, que aplacó con su potencial ofensivo la digna bravura del Cleba León.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Comenzó el Caja Rural Aula Valladolid con el «modo» apisonadora activado. Con una primera línea formada por las nuevas soldados de Miguel Ángel Peñas, las pucelanas golpearon el marcador con mano de hierro con un parcial de 5-0 cimentado en defensa en las buenas paradas de Lulu y la buena conexión entre Lorena Téllez y Cristina Cifuentes en el centro.

Cubana y vallisoletana cerraron herméticamente la defensa 6:0 local para desesperación de Guillermo Algorri, que recurrió pronto a su primer tiempo muerto que activó a Cleba con el botón de Amagoia Laínez. Las leonesas reaccionaron a lo grande en un alarde de carácter y recortando espacio en el marcador hasta apretarlo al máximo (11-10). El bloqueo del Caja Rural Aula Valladolid quedó minimizado por la aportación de las nuevas inquilinas de Huerta del Rey. Inoa Lucio, Elena García y Malena Valles demostraron haber encajado perfectamente en el engranaje diseñado por Peñas.

El fuego leonés fue apaciguado en las rotaciones, donde el Caja Rural Aula Valladolid demostró tener un amplio fondo de armario. La conexión establecida entre Teresa Álvarez y Jimena Laguna rebajó las pulsaciones del partido y permitió a las locales coger aire (18-14) en la recta final de una primera parte en la que también lució bajo palos Marina Yuan, que responde con buenas paradas a la confianza brindada por su entrenador.

El festival goleador en el que se convirtió esta final de la Copa Castilla y León llegó a su ecuador con un 20-17 que dejaba todo en el aire para la segunda mitad. Tanto, que Cleba aprovechó un arranque frenético del segundo acto -en el que el Caja Rural Aula Valladolid sumó dos exclusiones consecutivas- para volver a apretar las cosas. Por fortuna para las locales, el extremo comenzó a carburar de la mano de Sara Molés que con tres goles casi correlativos volvió a colocar el colchón para que descansara el Caja Rural Aula Valladolid.

La bravura brindada por el Cleba, bien liderado por la exvallisoletana Mireia Díez, fue erosionándose con el paso de los minutos. La cantidad de recursos de los que dispone Miguel Ángel Peñas se fueron haciendo más patente con el paso de los minutos. La breve insurrección leonesa obtuvo como respuesta un contundente golpe; un parcial de 7-1 (28-21 en el global) que acercaba la Copa Castilla y León a las vitrinas del Caja Rural Aula.

No hubo ni tiempo ni gasolina para la reacción del Cleba León, pese a que la comodidad del marcador alimentó varias licencias que acabaron en pérdidas prescindibles del Caja Rural Aula. No obstante, los minutos terminaron por confirmar la superioridad del equipo pucelano (36-27), que brinda con buen sabor de boca con la Copa Castilla y León antes de descorchar la próxima semana la nueva temporada ante el Atlético Guardés.