Los gladiadores azules dieron una gran imagen en el choque de vuelta de la tercera eliminatoria de Copa del Rey en pista del Helvetia Anaitasuna, llegando a ganar por cuatro goles a falta de cinco minutos y poniendo en serios apuros a los navarros. Lamariano estuvo excelente en portería y el equipo consiguió la mejoría defensiva para la que había trabajado. Sin embargo el 33-39 de la ida, fue suficiente para los navarros.

Valladolid no pudo superar la tercera ronda de la XLVII Copa del Rey al vencer por solo dos tantos hoy en Pamplona, 24-26, pero aún así, los pucelanos ofrecieron una excelente imagen, llegando a meterse en la pelea por la eliminatoria cuando a falta de cinco minutos se pusieron cuatro arriba. Sin embargo, los seis goles en contra del partido de ida celebrado en Huerta del Rey, fueron demasiada losa para los de Pisonero y el Helvetia Anaitasuna logró amarrar con esfuerzo el pase a la fase final de Antequera, aventajando en el global por cuatro a los gladiadores azules.

Nuevos contratiempos además de inicio con las ausencias importantes de Jorge Serrano y Borja Méndez, que se unieron a las ya habituales de Diego Camino y Alejandro Pisonero. Buena reaparición de Manu García que salió de titular, mientras que Tarcisio Freitas demostró su cada vez mayor adaptación al esquema del Recoletas.

De entrada el entrenador David Pisonero otorgó la dirección de juego al juvenil Pablo Herrero y el choque comenzó con un esperanzador 0-3. Miguel Martínez pudo poner el 1-4 pero el balón se marcho alto. A partir de ahí el partido se fue equilibrando y en el min.12 cambió de manos, 6-5 para los locales. Con un juego veloz y ataques cortos por parte de ambos conjuntos, el Valladolid se mantenía con opciones en el partido aunque pasar de eliminatoria aún estaba muy lejos. Pisonero volvió a dar bastantes minutos al brasileño Tarcisio Freitas que inicialmente ocupó el lado izquierdo del ataque pucelano.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Pero es ese estilo de rápida transición Anaitasuna demostró que se mueve bien y poco a poco se distanció, con una buena defensa que le permitió recuperar balones. Aunque Yeray Lamariano respondió fantásticamente en portería con 15 paradas totales, el conjunto navarro leyó bien la defensa de los gladiadores azules y en ataque logró la conexión con el pivote, 9-6 min.19, obligando al tiempo muerto de Pisonero. En la conclusión de este primer periodo, la portería local impidió que Recoletas lograse igualar nuevamente el tanteador que reflejaba un 14-12 al descanso.

En la segunda mitad el  Valladolid salió lanzado, recortó e incluso volvió a tomar ventaja. Las defensas abiertas vallisoletanas surtieron efecto y además mejoró la transición. Con el 14-17, min.36, renació la ilusión. Pisonero amplió la rotación con el croata Roki en pista y aunque Recoletas tuvo balón para irse de cuatro no lo transformó y poco después Anaitasuna lograría igualar el marcador de nuevo.

Superado el ecuador de esta segunda mitad, Recoletas no se daba por vencido y un nuevo tirón tras dos 7 metros transformados por el pivote Álvaro Martínez, le mantenía tres por delante, 19-22 min.47. Anaitasuna vio las orejas al lobo cuando a falta de diez minutos el Valladolid seguía con un +3. La intensidad de las defensas no dejaba que ninguno de los ataques jugara cómodo y la eliminatoria entró en un desenlace emocionante cuando Miguel Camino puso el 21-25 min.55.

Helvetia Anaitasuna trató de cortar la dinámica con un tiempo muerto y tras ello el extremo local Xabier Etxeberria logró anotar dos goles tranquilizadores que pusieron el 23-25 con menos de 4 minutos por jugar. Fue el final a una épica aventura, ya que los riesgos que tuvo que asumir el Atlético en el pase ante la premura de tiempo para intentar la remontada final, le privaron de poder festejar una clasificación que pudo ser histórica.