El Archivo Histórico Provincial, gestionado por la Junta de Castilla y León, atendió en 2022 más de 3.000 consultas entre todos los servicios que ofrece a los ciudadanos. De estas, 705 fueron realizadas directamente en las dependencias de su histórica sede en el centro de la ciudad, mientras que 1.226 fueron atendidas por correo electrónico o fax. Además, también se produjeron 854 consultas dentro de los servicios a investigadores, así como otras 296 por parte de la Administración.

El pasado año supuso la progresiva vuelta a la normalidad tras la pandemia de coronavirus, con la reanudación de algunos servicios que la crisis sanitaria obligó a suspender, como la consulta en sala o la realización de exposiciones. Pero algunas tendencias han llegado para consolidarse, como es el incremento de las consultas a distancia, sobre todo a través de correo electrónico. Esta modalidad agiliza los trámites, pero también resta la oportunidad de ver los documentos en persona.

Además de los servicios de consulta, el Archivo también produjo este pasado año un total de 11.900 reproducciones para los usuarios, entre copias en distintos formatos, fotocopias y discos. Asimismo, se emitieron 102 compulsas y se realizaron 524 préstamos bibliográficos y de revistas y 62 préstamos de documentación a oficinas de la Administración.

Con todos estos servicios a la sociedad soriana, el Archivo desempeña sus funciones de recogida, custodia y difusión de los documentos de la provincia generados por la Administración Autonómica y la Administración General del Estado, así como de garantizar el acceso de los ciudadanos a esta información colaborando estrechamente con las dependencias administrativas tanto en el servicio de usuarios como a través de la custodia y conservación. El Archivo también conserva y difunde la documentación histórica de la provincia de cara a su consulta e investigación.

El Archivo se dota de fondos públicos y privados relacionados con la provincia de Soria. Estos documentos son de carácter judicial, de la fe pública, de la administración provincial, local, autonómica o nacional, así como personales o de asociaciones, fundaciones y empresas.

Para garantizar su funcionamiento, el Archivo amplía cada año sus fondos con ingresos por transferencias, compras, donaciones o depósitos. En 2022, ingresaron documentos en diversos formatos, entre los que se encuentran 93 fotografías, 35 libros y 260 revistas. Además, se recibieron también 1.123 documentos procedentes de donaciones de particulares.

El grueso de los fondos del Archivo procede de la documentación generada por las diferentes administraciones en los siglos XIX y XX, aunque también destacan algunos pergaminos de origen medieval que se remontan a los siglos XII y XIII. Estos proceden de los gremios sorianos o del monasterio cisterciense de Santa María de Huerta.

Entre los fondos más antiguos destacan documentos y pergaminos medievales que recogen algunos de los privilegios que los reyes castellanos otorgaron a los caballeros sorianos. En uno de estos, del 18 de julio de 1256, el rey Alfonso X, su mujer Yolanda y el infante Don Fernando, conceden al Concejo de Soria el Fuero Real y otros privilegios.

Si bien no son tan atractivos históricamente, el Archivo conserva documentos que los ciudadanos necesitan para la defensa de sus derechos o para su utilización en distintas tramitaciones administrativas. Un claro ejemplo de esto son los fondos generados por el Catastro durante el siglo pasado, cuya documentación es una de las más solicitadas del Archivo. La función del Archivo es conservar todos estos documentos, ya que cualquiera se puede convertir en el más importante para cada ciudadano en el momento en el que lo necesite.

Exposiciones y visitas

El Archivo Histórico es el custodio de la memoria de la provincia, pero a veces parece que es el gran desconocido para la sociedad soriana. Por eso, actividades como las visitas escolares o las exposiciones ayudan a acercar a los ciudadanos a un lugar que tiene las puertas abiertas para todos y que trata de preservar la identidad y la historia de Soria.

El pasado año, el Archivo acogió cuatro exposiciones en sus instalaciones. La que contó con mayor afluencia, con 687 visitantes, fue la muestra ‘Monasterio Jerónimo. Espeja de San Marcelino’, para la que se cedió el espacio, pese a no incluir fondos propios, para atraer visitantes.

La exposición fotográfica ‘Paisaje infinito. OnPhoto Soria’ recibió a 376 personas. Es una colaboración ya habitual cada año, en la que el Archivo rescata fotografías antiguas de sus fondos en torno a una temática con motivo de la celebración del congreso fotográfico.  

 ‘Una parte de nosotros: Covaleda’ recibió 139 visitantes, interesados en conocer las fotografías que un soriano natural de Covaleda ha donado al Archivo después de años de coleccionar las relacionadas con su pueblo y sus gentes.  

El Archivo también organiza exposiciones virtuales, que pueden visitarse en la página web de los Archivos de la Junta de Castilla y León. Estas fueron ‘Una plaza, 120 años’, ‘El día a día del Archivo’, ‘Soria, Ciudad de poetas’, y ‘Aurelio Pérez Rioja’, así como ‘Fotos para recordar’, que se podía visitar en la web www.desdesoria.es.

Además, tres instituciones visitaron el Archivo para conocer su labor y sus fondos documentales. Fueron grupos como los 10 universitarios estadounidenses a través del Instituto Antonio Machado, los 16 alumnos de Secundaria de este mismo centro, y las 15 personas que asistieron con la Asociación ASOVICA.

Archivo fotográfico

Pese a que las fotografías no entraron a formar parte de los fondos del Archivo hasta 1983, se han convertido en uno de sus mayores reclamos. Fue este año cuando se llegó a un acuerdo con los hermanos Ángel y Amador Carrascosa para organizar y conservar la colección fotográfica de esta familia sobre Soria, realizada entre los años 1890 y 1950.

Este fue el germen del amplio fondo fotográfico con el que cuenta el Archivo en la actualidad, que en 2022 ascendió a 46.969 fotografías inventariadas, a las que se suman las cientos de miles que todavía quedan por catalogar. En un primer momento no se atendía al valor histórico que una fotografía podía aportar para un Archivo, pero con el paso del tiempo, cada vez se aprecia más toda la información que una imagen puede aportar sobre los cambios en la arquitectura, el paisaje o la vestimenta.

Es por eso precisamente por lo que las fotografías del Archivo gozan de tanta popularidad entre la sociedad soriana, que disfruta de distinguir los cambios urbanísticos en la capital y el resto de localidades o de identificar a conocidos y antepasados en retratos o escenas costumbristas del pasado.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter