Foto: realvalladolid.es

El Promesas encara en esta jornada 32 un partido importante para llegar con tranquilidad al tramo final de temporada en el grupo I de la Segunda División B. El sábado, a las 17,30 horas, en los Anexos tendrá lugar un duelo muy parejo entre los filiales del Real Valladolid y Celta de Vigo, dos equipos con la misma aspiración y los mismos puntos en la tabla.

Miguel Rivera contará con tres bajas seguras para este encuentro. Los sancionados Kike Pérez, El Hacen y Zalazar no podrán estar en una convocatoria cuya configuración final dependerá de las necesidades del primer equipo, y se conocerá instantes antes del partido.

Sobre el rival, el Celta B es, en palabras del técnico del Promesas, un “filial con bastantes argumentos de calidad en ataque, y que recuperan a Apeh”, delantero emblema de los vigueses. Por lo que se espera un partido “muy competido ante un equipo que muestra buenos criterios en ataque y que nos va a exigir mucho en defensa”, y ante el cual los blanquivioletas deberán “aprovechar nuestras ocasiones, ser dinámicos con balón para desequilibrar su sistema defensivo”.

Durante esta semana el Real Valladolid B ha trabajado “varias alternativas y distintos sistemas con distintas posiciones”, pero sobre todo han reforzado una idea: “Nos basamos en el concepto de equipo”.

Con 39 puntos, cinco sobre el puesto de promoción y ocho por encima del descenso directo, Rivera afirma que “no estamos contentos con lo que nos pasó el otro día” e incidió en que el objetivo es “aprovechar cada oportunidad, competir y sumar”, además de, por supuesto, “ayudar al primer equipo en todo lo que necesite”.