El club Puertas Bamar de Íscar sigue cosechando grandes éxitos en el panorama nacional y, aunque no pudo conseguir el doblete de conseguido en el Nacional hace dos semanas, volvió del frontón Labrit de Pamplona con un campeonato y un subcampeonato muy importantes conseguidos frente a dos rivales muy fuertes, el Oberena y el Natación Barcelona, en la 83ª Copa del Rey de clubes en frontón de 36 metros.

Además dos clubes de zona de Pinares, acceden a la gran final de mano individual que finalmente se llevó Beñat Senar, del club Urbión de Soria, al imponerse a Xabier Santxo, del San Cristóbal de Burgos.

Baeza e Ibáñez, campeones

Precisamente el club local, Oberena fue el gran vencedor de la Copa del Rey celebrada en casa. El club pamplonés se llevó los títulos de paleta cuero, con Dani Berrogui y Javier Labiano, que vencieron a la pareja del Puertas Bamar, formada por Ander Landeta y Álvaro Medina,  y mano parejas, con Oian Canabal y Joseba Aldave. En pala corta, el triunfo fue para los vallisoletanos, Carlos Baeza e Imanol Ibáñez, del Puertas Bamar y el de mano individual, para el Urbión de Soria.

El Labrit acogió las cuatro finales. La de paleta cuero abrió el festival. Los oberenistas Dani Berrogui y Javier Labiano arrancaron el duelo con dudas ante la pareja del Puertas Bamar, formada por Ander Landeta y Álvaro Medina, que en semifinales derrotó al Amaya. El primer set cayó del lado de los de Íscar por 6-15. Sin embargo, los navarros dieron un paso adelante y no dejaron escapar el triunfo, ganando los dos siguientes sets por 15-5 y 10-3.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Partido muy intenso

A continuación, se disputó la final de pala corta con presencia también vallisoletana con el Puertas Bamar y Natación Barcelona. Fue un partido de altísimo nivel en el que los aficionados disfrutaron cada tanto. La victoria cayó para el Puertas Bamar con Carlos Baeza e Imanol Ibáñez, que superaron a Ayarra-Skufca por 15-12, 11-15 y 10-8.

En mano individual, protagonismo de dos clubes castellanoleoneses de Urbión y San Cristóbal en la final con victoria para el joven guipuzcoano Beñat Senar (Urbión), campeón del mundo sub-23 hace unos meses, que se impuso a Xabier Santxo por 10-5 y 10-8.

La última final de la Copa del Rey, la de mano parejas, congregaba a dos clubes navarros, Oberena y Huarte. Los oberenistas Oian Canabal y Joseba Aldave arrancaron mejor y se hicieron con el primer set por 10-2. Sin embargo, Eneko Yoldi y Mikel Beroiz le dieron la vuelta en el segundo y ganaron 2-10. En el tercero y definitivo, los actuales campeones de España mostraron oficio para imponerse 5-2.