Dora Kiskapusi acude cada mañana al Valladolid Club de Esgrima para entrenar. A sus 37 años está húngara de nacimiento pero española de adopción mantiene su ilusión intacta a la hora de cumplir un sueño olímpico, quiere estar en Tokio. Aficionada a la montaña, profesora de las futuras generaciones de espadistas, viene de ganar el Torneo Nacional de Ránking disputado en Valladolid hace escasas semanas. Puesto que tendrá que repetir de aquí a marzo si quiere tener opciones de llegar al PreOlímpico.

Tiradora zurda, nos habla de sus planes de futuro ligados a la gestión deportiva, como ha logrado trasmitir su pasión por la esgrima a niños y mayores en Arroyo de la Encomienda y el porqué de sus inicios en este deporte. En noviembre estará comptiendo en Estonia pero antes la podemos conocer un poco más aquí, en Castilla y León Es Deporte.

CastillaYLeónEsDeporte: ¿Cómo empiezas a practicar el deporte de la esgrima? ¿Era tu deporte preferido?

Dora Kiskapusi: A los once años. Yo de pequeña jugaba al balonmano, como mi madre. En mi familia mi padre y mi hermano jugaban al fútbol y yo quería hacer algún deporte. Mi madre vio un anuncio en el periódico sobre esgrima, probé y me gusto.

CastillaYLeónEsDeporte: ¿Siempre ha sido en la especialidad de espada? ¿Probaste el sable o el florete?

Dora Kiskapusi: Si he probado el sable alguna vez, el florete nunca. El primer año entrenaba desplazamientos y fue el segundo cuando te decía: «Tú, espada, tú, sable…» Cómo era una chica alta me dieron espada…con florete he competido una vez en mi vida pero no sabía como iba. Las espadistas son altas, fuertes, no tienen que tener tanta velocidad como una floretista o sablista.

CastillaYLeónEsDeporte: Con Hungría, tu país de origen, llegaste a competir en los Europeos y a ganar la medalla de plata en la prueba de espada por equipos en Dinamarca ¿Fue tu mejor momento deportivo?

Dora Kiskapusi: Si, fuimos plata por equipos. Un momento glorioso.

CastillaYLeónEsDeporte: En 2008 te trasladas a España ¿Qué te motivó a cambiar de país?

Dora Kiskapusi: Hungría organizaba la Copa del Mundo de Esgrima en 2005 y allí conocí a Daniel Bravo gracias a una compañera. El presidente de la Federación de Esgrima nos propuso venir a España a entrenar seis semanas en Valladolid y desde entonces aquí he estado. Como no sabíamos quien iba a ir al Mundial, aproveché la oferta. Volví a Hungría para completar mis estudios de Gestor Deportivo y después regresé a España.

CastillaYLeónEsDeporte: En ese momento comienzas el tedioso proceso para intentar conseguir la nacionalidad española ¿Por qué tardaron tanto?

Dora Kiskapusi: Burocracia, al ser un deporte minoritario no había mucho interés en hacerlo rápido. Menos mal que teníamos contactos y tuvimos ayuda de la Federación de Baloncesto para agilizar un poco el proceso que fue muy largo.

CastillaYLeónEsDeporte: ¿Mientras tanto, solo podías competir en Castilla y León?

Dora Kiskapusi: Si, por ejemplo en los Campeonatos de España solo podía competir por equipos pero no en la categoría individual al no tener la nacionalidad.

Sin embargo, toda esa falta de práctica te pasó factura en el Preolímpico y no pudiste estar en Río ¿Una decepción? ¿O una motivación para estar ahora en Tokio?

Dora Kiskapusi: Si, claro que se nota. Durante todo ese tiempo la esgrima va evolucionando y no sabes donde va porque no estás. Lo ves por la tele o en directo pero no es lo mismo. Me quedé a un punto del PreOlímpico y ahora quiero estar en Tokio.

«Me gusta mucho competir en casa con la familia, los amigos y los niños en la grada»

¿Ahora todos tus esfuerzos centrados en conseguir el billete a Tokio? ¿Qué marca o que puesto tienes que conseguir para clasificarte?

Dora Kiskapusi: La temporada olímpica de esgrima se acaba en marzo, en ese momento tengo que ser la mejor tiradora nacional. Después, entraría en el PreOlímpico para intentar conseguir el único puesto que queda libre. Hasta entonces quedan unos seis torneos a nivel internacional: en noviembre en Tallin, en enero en Cuba y Doha, en febrero en Barcelona y en marzo Budapest y China.

CastillaYLeónEsDeporte: En el último Mundial acabaste en 39º posición cediendo ante la americana Huxley que acabó tercera ¿Qué te pareció ese torneo?

Dora Kiskapusi: Por un lado bien, contenta por llegar hasta ahí. Por otro lado sientes un poco de rabia por no haber conseguido llegar un poquito más lejos, hasta las medallas. Considero que hicimos un muy buen trabajo y que solo faltó creer un poco en nuestras posibilidades de conseguir llegar más lejos.

CastillaYLeónEsDeporte: Recientemente algunas atletas han confirmado que el tratamiento para hombres y mujeres era distinto en Doha ¿Has tenido algún problema de este tipo durante tu carrera? ¿Hay los mismos premios o facilidades para hombres y mujeres en la esgrima?

Dora Kiskapusi: Siempre que compites en estos países árabes las mujeres tienen un tratamiento diferente por su religión, por su forma de hacer las cosas como Dubái o Doha sabes que tienes que aceptar y adaptarte a sus costumbres, por ejemplo, no llevar minifalda. Respecto a la esgrima no hay muchas diferencias, en los Grandes Premios los hombres reciben más dinero pero también eso está cambiando.

«Para poder estar en los jjoo tengo que ser la mejor tiradora nacional de aquí a marzo»

CastillaYLeónEsDeporte: Y entre mano dominante ¿Es más difícil competir contra una tiradora zurda?

Dora Kiskapusi: Hace años, cuando empecé a competir, era más raro. A lo mejor de 120 participantes había cinco zurdas. Ahora en el último torneo, unas 80 son zurdas. Ha cambiado muchísimo, ahora da igual que sea zurda o diestra. Antes si importaba y podías tener cierta ventaja pero ahora da lo mismo. Las diestras se quejaban pero ya no hay esa diferencia.

CastillaYLeónEsDeporte: ¿Qué es la fase Poule? ¿Qué balance haces de tu participación en el torneo de Valladolid? Lograste el oro incluso arrastrando molestias físicas

Dora Kiskapusi: La fase Poule es una primera fase de los torneos en la que las participantes se dividen en grupos de siete y compiten contra todas en asaltos cinco tocados. Se hace un ranking general con los resultados, del uno al 64, y después es como el tenis, una eliminatoria el primero contra el último a quince tocados, octavos, cuartos, semis y final.

En Valladolid estaba un poco malita, tenía un virus, mocos, tos, y en la semifinal y en la final te pasa factura. Por suerte pude ganar y ponerme mejor. Siempre es mejor competir en casa, tiras con más motivación, con tus amigos, tu familia, tus alumnos en la grada. Me encanta competir en casa.

CastillaYLeónEsDeporte: ¿Cómo veterana cumples un rol de profesora, de tutora de las futuras tiradoras? ¿Te gusta?

Dora Kiskapusi: Ya no trabajo en Vallddolid Club de Esgrima. Estuve ahí durante ocho años pero ahora doy clases a niños en mi propio club, en Arroyo de la Encomienda. Tengo cerca de 40 niños entre 5 y 45 años, un poco de todo.

CastillaYLeónEsDeporte: Te ves en el futuro como entrenadora o quizás algo lejos de la esgrima

Dora Kiskapusi: Algo relacionado con el deporte, he montado este club para seguir ligada a la esgrima. Me gustaría algo de organizar eventos deportivos, no solo esgrima.

CastillaYLeónEsDeporte: ¿A qué dedica el tiempo libre Dora Kiskapusi? ¿Leer, series?

Dora Kiskapusi: En competición entreno cinco o seis horas al día. Estoy terminando la carrera, me queda el TFG, y con el tiempo libre me gusta hacer excursiones, ir a la montaña, al cine o tomar una caña.