Las constantes críticas recibidas durante las últimas semanas por parte de un importante número de aficionados, han provocado que en la tarde de hoy miércoles la junta presidida por Álvaro Fernández haya decidido abandonar sus puestos.

Su compromiso con el Club sigue vigente, y en caso de no haber alternativa para tomar las riendas del equipo, están dispuestos a gestionar la entidad deportiva en el futuro, cumpliendo unas premisas, y siempre que no aparezca otro equipo humano dispuesto a gestionar el Segovia Futsal. A final de temporada decidirán si merece la pena seguir o no.

Las críticas y la falta de apoyos, marcarán el futuro del Club, que incluso puede llegar a desaparecer a final de temporada.