Parte del equipo autonómico

El atletismo adaptado recuperó la competición el pasado fin de semana con el Campeonato de España de Promesas Paralímpicas de Liberty. La cita, que se celebró en Valencia, con poca participación debido a la crisis de la covid-19, sirvió para descubrir a figuras incipientes del tartán paralímpico, como fue el caso del vallisoletano Adrián Parras.
El atleta de la Federación de Deporte Adaptado de Castilla y León (Fedeacyl) fue uno de los nombres propios del evento levantino celebrado en el estadio de las Pistas del Río Turia. Parras, de la categoría intelectual o T20, se colgó la medalla de oro en los 400 metros, con marca personal (58:55) y después de una carrera que dominó en todo momento con autoridad, y en la que solo le superó (55:02) y fuera de su categoría Eduardo Manuel Uceda, atleta con deficiencia visual e internacional con el Comité Paralímpico Español.

De hecho, el segundo puesto fue para el burgalés Pedro Cubillo, quien cruzó la meta casi ocho segundos más tarde que su compañero (1:06:70).
La pruebas de velocidad fueron beneficiosas para nuestros deportistas, de ahí que la paralímpica burgalesa Lía Beel también se impusiese en el 400, con 1.06:36; y lograse el segundo puesto en los 200 (29:35). “No he logrado rebajar mis marcas, pero el trabajo sigue ahí, y ahora lo importante es seguir cogiendo competición”, defiende la internacional del equipo de la ONCE.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

El equipo de Fedeacyl también participó en pruebas de medio fondo y salto. En el 1.500, Adrián Parras también completó una gran actuación, de nuevo con marca personal (4:42:07), y primero en su clase, aunque sin medalla al no poder completar participación en la prueba.
En el salto de longitud, Pedro Cubillo fue primero en la categoría sub20, con un salto de 4,60 metros; mientras que el segundo puesto fue para su compañero Raúl García, con una marca de 3,78 metros.
En la categoría absolita, el también burgalés José Ismael Regalado fue primero con un salto de 4,35 metros.
“Los deportistas dieron el cien por cien. Aunque por causa de la pandemia unos han podido entrenar más que otros, hemos estado dentro de nuestros objetivos”, afirma el técnico burgalés Rubén Daspet. “Me gustaría destacar la motivación de Adrián con este deporte, ha podido mejorar sus marcas personales y no le ha frenado la inactividad”, concluye Daspet.