Daniel Pérez (León, 1995) es uno de los abanderados del deporte paralímpico en Castilla y León. Veterano, pese a no haber llegado a la treintena, el saltador internacional de la Federación de Deporte Adaptado de Castilla y León (Fedeacyl) se ha recuperado «física y anímicamente» tras la suspensión del Mundial de Atletismo Paralímpico. La de 2023 y los Juegos Paralímpicos de 2024 centran sus objetivos deportivos sin olvidarse de su preparación para ser profesor con las oposiciones en la cabeza.

  1. Ha pasado ya más de mes y medio desde que cerró la temporada. ¿Qué es lo que destacaría de la pasada campaña o con qué momento se quedaría tras el fiasco del Mundial?

– Lo que mas destacaría fue cómo logré sobreponerme a la suspensión del Mundial. Se me juntaron con problemas de índole personal, y fue un momento duro. Aún así, fui capaz de sobrevolar sobre ello y, a pesar de tratarse de un periodo sin demasiada carga competitiva y de entrenamientos, las marcas que salieron fueron bastante decentes, sobre todo en el salto de altura, con marcas de 1,80 metros… ¡Y eso sin estar fino como otras veces! Me hace ser optimista, y pensar que si afinamos, pueden salir marcas interesantes.

  1. ¿En qué momento se encuentra tanto a nivel deportivo como personal?

– He vivido un periodo de incertidumbres, con cambios a nivel personal, pero ahora estoy bastante bien y no me puedo quejar. He sabido recuperar la ilusión, y esto motivado para un año interesante. Empezamos la preparación para el Mundial de París de este año, y ya están ahí los Juegos también. Además, estoy con las oposiciones de profe para Secundaria… Espero que salgan las dos cosas bien.

  1. ¿Cuáles son sus objetivos a corto y medio plazo?

– El más inmediato, el Mundial de París. Eso va a ser clave, y luego estarán los dos Campeonatos de España, sobre todo centrado en el de verano. Para completar el año espero que pueda estar en algún Meeting o Gran Prix.

  1. Al fondo aparecen ya los Juegos Paralímpicos de París… Tras quedarse con la miel en los labios en Río y Tokio… ¿Qué cree que hace falta para conseguir su sueño de ser paralímpico?

– Creo que en Río la mínima y la posibilidad de ir era más irreal. Me pilló de sopetón. No era el objetivo, ni había una progresión previa. En Tokio, la situación ya era diferente, y ya había un trabajo, una trayectoria… Estamos orgullosos del trabajo realizado, con la marca, la evolución de la técnica, la eficiencia… Puede ser que el avance sea lento, pero es constante. Esperemos que los próximos meses y el empujón que conlleven sean suficientes para estar en París en 2024.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

  1. ¿Volverá a ser el salto de altura la especialidad en la que lo intentará o tras la sorpresa agradable del salto del longitud en el Europeo se replanteará?

– La altura sin duda. En la longitud tengo muchas menos opciones. Va a ser la altura en la que nos centremos, y competiremos en la longi por amor al arte… Si luego hay sorpresas como en el Europeo, pues bienvenidas sean.

  1. ¿Qué momento cree que atraviesa el atletismo paralímpico?

– Ha evolucionado mogollón, y la repercusión que tiene también ha crecido, pero aún así seguimos un poco olvidados. Con un poquito más de ayuda, los resultados se potenciarían muchísimo, de hecho, ya está pasando en otros deportes. Hay muy pocos atletas que puedan centrarse solo en entrenar, y con el trabajo, siempre es más difícil. Siempre estás más limitado.

  1. ¿Cómo ve el ‘boom’ de la natación de Castilla y León y su posible impacto en otros deportes?

– Es una gran alegría, y para mí, un motivo de orgullo. Se está trabajando muy bien, y ver ahí a deportistas como Luis o Marta -por Luis Huerta y Marta Fernández-, es un aliciente, porque les he visto crecer. Ojalá lo que sucede en la natación pase también en el atletismo, y todos esos jóvenes que empiezan lleguen a disfrutar como ellos. Nos falta un poco de tirón, aunque es verdad que, por ejemplo, en el último Campeonato de España Promesa, ya llevamos un buen equipo. A ver si dan ese pasito adelante y en nada les vemos con los mayores. Yo en todo lo que pueda ayudar y poner mi granito de arena, estaré encantado.