La afición tendrá su merecido monumento en el Estadio José Zorrilla. Y no será uno cualquiera, sino uno espléndido, a la altura de la pasión que transmiten las personas hacia el Real Valladolid.

La Federación de Peñas ha presentado esta mañana de jueves, en colaboración con el Real Valladolid, el Ayuntamiento de Valladolid, y el artista Cristóbal Gabarrón, el proyecto con el que se busca reconocer y agradecer a la afición su amor por los colores. Se trata de un conjunto escultórico compuesto por una esfera de acero inoxidable con efecto espejo sujetada en el aire por grandes figuras simbólicas que la alzan y soportan, y que se situará en los aledaños del Estadio José Zorrilla en su zona sur.

Además, y con el objetivo de que quien lo desee pueda dejar su impronta para el futuro, el monumento se alzará sobre un pavimento de hasta 7.000 baldosas que pueden ser adquiridas por aficionados, familias, peñas y empresas con su nombre grabado o el mensaje que cada uno desee. Para tal efecto se ha creado la web www.valladolid.fan.

La venta de estos adoquines servirá para financiar la propia obra, y tendrán un precio de 60 euros para el tamaño individual, 180 euros para familias y peñas, y 300 euros para sociedades mercantiles.

‘El abrazo de la ilusión’

El propio Cristóbal Gabarrón, artista vallisoletano con proyección internacional, ha explicado la esencia de su obra. “La esfera, que capta todo lo que hay alrededor, pretende relatar el alcance de algo universal, lo que quieren los aficionados del Real Valladolid es que esté en lo más alto. Las figuras simulan alzar, apoyar al equipo, para conseguir esas ilusiones” describió el escultor, que también incidió en “la complejidad técnica” de hacer una esfera de esas dimensiones, en torno a cuatro metros de diámetro, y que previsiblemente estará suspendida a entre ocho y doce metros de altura.

El proyecto se levantará con vocación de ser reclamo de atención, y de hecho se podrá transitar bajo el mismo y tomar fotografías con diferentes enfoques.

Los jugadores pasan pero el aficionado siempre está

En ese aspecto de reclamo turístico, y de poner en valor los aledaños del Estadio José Zorrilla, incidió el director del Gabinete de Presidencia del Club, David Espinar, quien agradeció a todas las partes el “incentivar el sentimiento y hacer el Club más grande de lo que ya es”.

“No podemos competir con otros clubes en presupuesto, pero sí podemos mirar a la cara a todos en pasión y ganas de hacer bien las cosas. Esa pasión queda reflejada en esta obra que va a ayudar además a reavivar el entorno del Estadio”, concluyó Espinar.

Objetivo

Por su parte el presidente de la Federación de Peñas del Real Valladolid, José Antonio Pérez, profundizó en los detalles de la obra y, aunque no quiso concretar una fecha concreta, sí avanzó que “queremos aprovechar que el año que viene es el 25 aniversario de la FPRV para que coincida con la inauguración de la obra”.

“Los jugadores pasan pero el aficionado siempre está, es el que nunca falla a su equipo. La afición se merece un monumento, no uno cualquiera, sino algo espectacular” se enorgulleció el Pérez, quien detalló que cada una de las siete esculturas de aficionados llevará el nombre de un sentimiento como pasión, fidelidad, orgullo, y lealtad, entre otros.

Por último, en representación del Ayuntamiento de Valladolid, que cede el suelo y se encarga de la urbanización de la zona, el concejal de Planificación y Recursos, Pedro Herrero, animó a “todo el mundo a sentirse parte de esta iniciativa” para que “sea un sitio al que acudir no solo a hacer fotos sino a reflexionar sobre los valores que sostienen a un equipo, el corazón y sentimiento que la ciudad y sus aficionados tienen”