La Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Segovia ha celebrado una reunión esta mañana por videoconferencia, presidida por el delegado territorial José Luis Sanz Merino. Entre los asuntos tratados, se ha autorizado la actividad arqueológica de carácter preventivo vinculada al proyecto de ordenación de las plazas de El Campillo y Santa María en Pedraza, promovido por el Ayuntamiento de este municipio.

Las obras del proyecto de ordenación incluyen la reorganización de viales y espacios públicos en dos zonas localizadas junto a la iglesia de Santa María de Mediavilla y en la plaza de El Campillo, con superficies aproximadas de 400 metros cuadrados y 1.400 metros cuadrados respectivamente. La propuesta de intervención arqueológica contempla dos actuaciones. Por una parte, la excavación de un sondeo de 2 x 2 metros para comprobación arqueológica en el entorno de la iglesia de Santa María de Mediavilla y, por otra, la realización del control arqueológico de los movimientos de tierra que pudieran producirse durante el desarrollo de las obras.

El proyecto de ordenación incluye también la Campa del Castillo de Pedraza, que no va a ser objeto de la actividad arqueológica autorizada en la sesión de hoy. Por ello, la Comisión de Patrimonio recuerda en el acuerdo adoptado que cualquier actuación futura en este espacio será necesariamente objeto de tramitación de los preceptivos permisos de intervención arqueológica.

La Comisión también indica que se deberá dar conocimiento al Servicio Territorial de Cultura del inicio de la actividad arqueológica, con suficiente antelación, con el fin de programar su seguimiento. Y deberá tenerse en cuenta que, en caso de producirse hallazgos arqueológicos significativos, se procederá al análisis de las situaciones que se planteen, determinándose entonces las medidas correctoras necesarias para garantizar la integridad de los bienes que pudieran hallarse, y la redefinición de las actuaciones arqueológicas precisas para ello, incluso con el replanteo de la propia obra.

En Segovia capital, la Comisión de Patrimonio ha autorizado el control arqueológico de carácter preventivo de las obras de saneamiento municipal que va a acometer el Ayuntamiento en la calle Santa Columba para solucionar las filtraciones en las oficinas de Turismo. La intervención arqueológica se vincula al proyecto de sustitución de una antigua conducción de saneamiento localizada a tres metros de profundidad. El nuevo trazado es casi coincidente con el actual, y las obras incorporarán la ejecución de cuatro nuevos pozos de registro.

Se va a llevar a cabo el control arqueológico de los movimientos de tierra que se produzcan durante la ejecución de las obras y el registro arqueográfico de las evidencias de interés arqueológico que pudieran localizarse.

Como en el caso de Pedraza, la Comisión de Patrimonio incluye en su acuerdo como prescripción que se deberá dar conocimiento al Servicio Territorial de Cultura del inicio de la actividad arqueológica, con el fin de programar su seguimiento. Y que deberá tenerse en cuenta que, en caso de producirse hallazgos arqueológicos significativos, se procederá al análisis de las situaciones que se planteen, determinándose entonces las medidas necesarias a adoptar.

También en Segovia capital, la Comisión de Patrimonio ha autorizado el control arqueológico de carácter preventivo de tres intervenciones para la realización de acometida de suministro de gas natural canalizado. En concreto, son actuaciones que se van a llevar a cabo en la plaza de Colmenares, calle Juan Bravo y calle Manuel Entero.

Por último, entre los asuntos tratados en la reunión, la Comisión de Patrimonio ha informado favorablemente la aprobación provisional de la modificación de las normas urbanísticas de Espirdo.

La modificación no incide sobre ningún área afectada por la declaración de un inmueble como Bien de Interés Cultural y en las intervenciones arqueológicas realizadas, correspondientes a las actuaciones de carácter preventivo, vinculadas a la modificación de un instrumento urbanístico, no se ha encontrado ningún tipo de incidencia sobre el patrimonio arqueológico inventariado, cuyos enclaves conocidos no se ven afectados. Consecuentemente, no se han producido variaciones en el registro de yacimientos arqueológicos catalogados en el municipio.