Cada temporada tres equipos ascienden desde la Primera División Regional de Aficionados de Castilla y León, al  Grupo VIII de Tercera. La anteriormente conocida como Regional Preferente, está dividida en dos grupos, formado cada uno por 18 equipos. Los puestos que dan lugar al ascenso son los dos primeros de cada grupo, y el que mayor número de puntos consiga de entre los segundos clasificados.

el que mejor coeficiente obtuviera producto de dividir los puntos obtenidos entre los partidos disputados

Sin embargo en esta temporada los acontecimientos del caso Real Burgos, hacen que el Grupo A cuente con sólo 17 equipos. Esa circunstancia hace que el segundo clasificado que opte al ascenso no tiene que ser el que más puntos presente a final de temporada, sino el que mejor media de puntos por partido obtenga.

Un ejemplo práctico

La última jornada disputada ha sido la decimocuarta. En el Grupo A el segundo clasificado es el Diocesanos con 29 puntos, logrados en trece partidos, presentando un coeficiente de 2,23 puntos por partido disputado.  En el Grupo B el segundo clasificado es el Villaralbo con 31 puntos, logrados en catorce partidos, presentando un coeficiente de 2,21 puntos por partido disputado. Es decir, si ahora finalizase la liga, el ascenso sería para el equipo abulense, que presenta una mejor media de puntos por partido. En el improbable caso de empate habría que acudir a la diferencia de goles marcados y encajados, y volver a dividir por los partidos disputados.

Un reglamento previsor

Reproducimos íntegramente la Circular 1 donde se especifica la norma aseguir en estos casos: a) Para determinar el mejor de los clasificados en el mismo puesto en distintos grupos de una misma división, lo será el que mejor coeficiente obtuviera producto de dividir los puntos obtenidos entre los partidos disputados. Si el coeficiente fuera el mismo, y hubiera que deshacer el empate, se considerará mejor clasificado el que obtuviera un mejor coeficiente producto de dividir la diferencia de goles a favor y en contra, entre los partidos disputados. Si no se deshiciera el empate, se considerará mejor clasificado el que obtuviera un mejor coeficiente, producto de dividir los goles a favor, entre los partidos disputados.

En última instancia, si el eventual empate no se resolviese por las reglas que anteceden, se decidirá en favor del club mejor clasificado en el Trofeo al «Juego Limpio». En estos supuestos no podrá ascender un tercero, sin haberlo hecho anteriormente un segundo y así sucesivamente, siempre y cuando los grupos hubiesen cubierto los ascensos que por las bases de competición le corresponden.

Conclusión

Para saber en la presente temporada 2018-19, qué equipo es el mejor segundo de ambos grupos, habrá que tener la calculadora a mano… aunque todo se puede complicar aún más si se cumplen los deseos del CD Palencia de retornar a Regional.