Foto: Montse Álvarez

La última jornada del Campeonato de España de esgrima celebrado en Valladolid, la prueba individual sub-23, deparó el mayor éxito para la esgrima de Castilla y León, con la gran actuación del tirador vallisoletano Noé Bermejo, que conseguía el título de campeón de España, en casa ante su público.

Madrid exhibió músculo en el Nacional mostrando su poderío, el nacional de esgrima pero hay que destacar el gran papel de Castilla y León, que concluye el campeonato con un oro individual, una plata y un bronce por equipos, el de la sala Burgos y el Club vallisoletano.

En la final el tirador del VCE, Noé Bermejo comenzó perdiendo 0-3 ante el madrileño de Lázaro Carreter Las Rozas, Guillermo Juanes, que, segundo clasificado en júnior, arrancó como un ciclón. Con el 4-4, el combate parecía dar un vuelco. Hasta que la táctica y las ganas se concitaron en el vallisoletano. Un 11-8 esperanzador para Noé y ya lanzado concluir con un marcador incontestable de 15-11.

Su entrenador Jorge Barea, radiante al término del combate, indicaba que había sido una final muy igualada. “Fuimos ajustando poco a poco. Noé ha hecho los cambios tácticos y técnicos necesarios”. Barea señaló que “nunca te esperas ganar un título, aunque estando aquí en este campeonato ya puedes luchar por ello. Hemos ido poco a poco y esta vez se ha conseguido”.

Antes de llegar a la ronda final de Espada masculina, el vallisoletano venció en semifinales a Gerard Gonell, de SEA Tarragona por 15-14. Por el camino tuvo que eliminar asimismo al campeón júnior Pomchenko, por lesión. Después se midió en octavos a Álvaro Fernández, del CE Lázaro Carreter de Las Rozas, al que venció por 15-8 y lo celebró como se merecía con mucha efusividad. En cuartos de final, se impuso al madrileño Álvaro Peñuelas 15-10. Acompañando en el podio a Bermejo y a Juanes en la modalidad de Espada, terceros fueron Diego Calderón, de Lázaro Carreter de Las Rozas de Madrid, y Gerard Gonell.

El triunfador de este campeonato, Noé Bermejo, que solo había sumado un campeonato de España en M-15 y una plata en cadete, no acababa de creérselo. “Han salido las cosas, Hoy la esgrima estaba y mi cuerpo estaba. Esta era la última bala, y me dije, hay que disfrutarlo”. Noé reconoció que no llegaba pleno de forma, y encima tuvo un problema en el tobillo al tropezar por unas escaleras: “No he estado entrenando mucho y he tenido suerte en la primera eliminatoria, Sin embargo, desde semifinales me vi con medalla y he estado muy tranquilo… Me sabe muy bien por todo lo que ha peleado el equipo”.

Precisamente, el Valladolid Club Esgrima completó así un gran campeonato sumando al bronce de ayer por equipos sub-23, el oro de Noé Bermejo. Del resto de participantes, Jorge Martín se quedó a dos tocados para entrar en las rondas finales, Diego Rodríguez no participó ya que su lesión de artritis en el dedo del pie le imposibilitaba tantas competiciones consecutivas y Gabriela Álvarez mantuvo también su nivel.

En Espada femenina la final fue para Daniela Pinyol, del SE Amposta de Tarragona, campeona de España por 15-13 ante Dana Raposo, del Lázaro Carreter de Madrid. Terceras fueron Laura Aznar, de SAMA, y la burgalesa Alejandra Rodríguez, del Sala Esgrima de Burgos.

En la competición de Espada masculina por equipos sub-23, la Sala Esgrima de Burgos ganó a Valladolid Club Esgrima por 45-36 en las semifinales. Los burgaleses compitieron con Javier de los Mozos, Giorgio Gazdeliani, Diego López y Gonzalo Mahamud, mientras que los vallisoletanos lo hicieron con Noé Bermejo, José Falcón, Jorge Martín y Diego Rodríguez Aceytuno. En la final, la Sala Esgrima de Burgos cayó 45-34 por la medalla de oro con el Club Esgrima Lázaro Carreter, campeón de España, y se tuvo que conformar con la plata. Tercero y medalla de bronce fue VCE. En la final fémina, CE Lázaro Carreter se impuso a SAMA de Madrid.

En Sable masculino la final se dirimió nuevamente entre dos conjuntos madrileños. SAMA, que ganó 45-30 a Santa Teresa de Ávila, y Club Esgrima Oso y Madroño, que ganó 45-30 también a Club de Esgrima de Madrid. La medalla de oro fue para el Club Oso y Madroño, campeón de España en la competición por equipos tras imponerse en la final al SAMA de Madrid 45-39. Santa Teresa de Ávila fue tercero. En Sable femenino, SAMA se impuso en la final a Club Esgrima de Madrid por 45-38, siendo también tercero el club abulense de Santa Teresa de Ávila en una competición con cuatro equipos.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

En Florete, el Club Cardenal Cisneros de Madrid hizo doblete. Venció 45-37 a Ateneo de Madrid en la categoría masculina y a Club Esgrima Vicálvaro por 45-24 en féminas.

La vallisoletana del VCE Gabriela Álvarez, con 15 años solamente, venció en primera ronda, pero no logró colarse en el cuadro de 16. Allí, la también jovencísima Alejandra Rodríguez, del Sala Esgrima de Burgos, se midió a María Sanz del CE Lázaro Carreter, imponiéndose por 15-10, mientras que su compañera de equipo, la burgalesa Belén Pedrosa caía con Daniela Pinyol por un ajustado 15-13. Alejandra ganó después a Silvia Gómez, de Lázaro Carreter por 15-10 y terminó cayendo en semifinales ante la también madrileña y subcampeona de España Dana Raposo por un igualadísimo 15-14. Lo tuvo muy cerca.