Así lo ha manifestado el alpinista abulense desde el campo base, cuyo objetivo es pasar tres noches entre el campo I y el II para aclimatarse pese a que “el tiempo no va a ser muy bueno”, presentándose los días con mañanas despejadas que varían por la tarde a cielo nuboso y chubascos.

El veterano montañero se adaptará a cualquier cambio meteorológico que se produzca, después que los sherpas hayan abierto la vía desde el campo base al I.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter