El viernes la expedición de Carlos Soria, volvía al Campo Base del Dhaulagiri. El viento era muy fuerte y las previsiones meteorológicas no mejoraban en la cumbre, se ponía así fin a su décima tentativa de conseguir la cima. En palabras del montañero abulense, “bajamos con la sensación de haber hecho lo que debíamos de hacer, de haber disfrutado cada momento y muy satisfecho del resultado de mi operación de rodilla. No tenemos la sensación de fracaso, simplemente retrasamos un poco más ese momento deseado de alcanzar la maravillosa cima del Dhaulagiri.

Después de 45 días en Nepal, este martes, regresaba a España.