Río Duero se ha hecho con la Copa del Rey de voleibol, que el club celeste ha organizado en la ciudad de Soria. En un competido partido, los celestes, empujados por un abarrotado pabellón de “Los Pajaritos”, se ha impuesto 1-3 a Teruel.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Los sorianos derrotaron por 1-3 (23-25/16-25/25-23/21-25) a un gran Teruel que no pudo con el acierto de Juan Pablo Moreno, elegido MVP de la Copa, y autor de 27 puntos en la gran final. 

Teruel Voleibol y Río Duero Soria iniciaron la gran final de la 48ª Copa del Rey casi una hora antes, el tiempo en el que se abrieron las puertas de Los Pajaritos y pudieron rivalizar en ruido y gritos de ánimo. Una primera batalla que vencerían numéricamente los sorianos, que tenían mayoría en su calidad de anfitrión. La Curva Soriana teñía de azul la tribuna principal, mientras la Marea Naranja ocupaba uno de los fondos en su totalidad. 

Tras un respetuoso minuto de silencio en favor de la paz y en solidaridad con el pueblo ucraniano, al cumplirse un año del inicio de la guerra en Ucrania, la batalla deportiva caminó por la igualdad en sus primeros compases hasta que los riesgos turolenses en saque y dos puntos de Pelegrin Vargas obligaron a Torcello a agotar sus tiempos muertos con 10-15 en el marcador de un repleto Los Pajaritos, 2500 espectadores. Cinco puntos de renta que eran suficientes para el bloque de Luis Alberto Toribio. La distribución de Lucas Lorente y los puntos de Vargas y Moreno acercaban el primer set de la final a su desenlace, pero la lucha de Teruel Voleibol les permitió igualar a 22. Toribio serenó a los suyos y con un bloqueo de Lorente y un remate de Moreno cerraron el set por 23-25. 

El segundo set perpetuó el dominio de Río Duero Soria. La carga de sets en las eliminatorias previas pasaba factura a Teruel Voleibol que no podía controlar la intensidad de las acciones sorianas. Lucas Lorente suministraba buenas opciones de ataque para Vargas y Moreno, que encontraban el punto con facilidad, pese al esfuerzo del conjunto de Máximo Torcello. La reacción aragonesa no llegaba y el anfitrión Río Duero se acercaba al primer título de su historia con un claro 16-25. 

Teruel tiraría de orgullo, con el recuerdo del triunfo en la final de 2012 entre ambas ciudades. Los turolenses alcanzarían el ecuador del set con una pequeña renta, obtenida a base del trabajo de Rodrigo Pernambuco en ataque. La Curva Soriana empujó a su equipo para ir enjugando progresivamente la distancia en el marcador, aunque el saque turolense supo abrir de nuevo una mínima renta para entrar en la zona definitoria del set y recortar distancias en el cómputo de sets. 

Los celestes querían llevar el cuarto título a las vitrinas del voleibol soriano, tras los obtenidos en 1994 por CD San José y en 2001-08 por el CD Numancia, y con el empuje de su afición, el bloque de Toribio controló el intercambio de acciones hasta que una rotación al saque de Juan Pablo Moreno, MVP del torneo, desatascó el equilibrio. Dos puntos directos del colombiano allanaban el camino hacia el trofeo (10-15) y frenaban la enésima reacción de Teruel para mantener los cuatro puntos de renta en la recta final. Le costaba cerrar el título al anfitrión, y Alberto Toribio tuvo que frenar el duelo y reconducir a su equipo para obtener el punto definitivo y desatar la alegría de Soria