Tocó sufrir hasta el final. Los cien aficionados del Burgos Aparejadores no dejaron de animar a su equipo y gritaron como locos cuando a falta de cinco minutos para el pitido final una rápida circulación hasta el costado izquierdo del ataque propiciaba la incursión desde segunda línea de Jon Mar Vuanivono. Ensayo, transformación y victoria por 24-30 para un UBU Colina Clínica que supo sufrir el inevitable empuje de Hernani tras una primera mitad perfecta.

Y es que en los primeros 40´ solo hubo un equipo sobre el césped del Ladare Toki. La puesta en escena de los burgaleses pasó por encima de cualquier plan previsto por los vascos. En apenas cinco minutos el Burgos Aparejadores conseguía su primer posado, tres minutos después haría una nueva marca para empezar a manejar sus primeras ventajas (0-10, min.8) El citado Vuanivono, a la postre héroe de los gualdinegreos, era el jugador más incisivo de un ataque orquestado por Norton y ejecutado por la segunda línea que atacaba siempre en superioridad y dando en el momento justo el pase extra. Un puntapié de castigo de Cronje y un nuevo ensayo de Vuanivono daban la máxima diferencia a los pupilos de David Martín. Frente a un rival directo que tampoco había sumado ni una victoria las sensaciones no podían ser mejores. (3-20, min. 40)

No obstante, espoleados por su público, los vascos transformaron dos ensayos en cinco minutos, mediada la segunda parte, gracias a una presión asfixiante en las 22´ de los gualdinegros, que se llevaron la batalla por la melé (17-20, min.61). Goñi y Elosegui eran los hombres a frenar y los más incisivos en un partido que bajo el ritmo pero no la intensidad. Un golpe de castigo dio oxígeno a Burgos Aparejadores pero durante pocos minutos. En el 70´, con solo diez por jugar, una rápida transición ofensiva por la banda izquierda del ataque del Hernani sirvió para que se consumara la remontada (24-23, min.70).

Lejos de rendirse, tras haber estado ganando durante todo el partido, UBU Colina Clinic dio un paso adelante y fue a por la victoria. Tras un saque de banda que atrajo la defensa al costado derecho y una rápida basculación hasta el final, apareció, una vez más, Vuaninovo para colarse hasta la cocina y dar la primera victoria de la temporada a los burgaleses.

Con esta victoria adelantan, precisamente, a Hernani en la clasificación y dejan de ser el farolillo rojo de la División de Honor. La próxima jornada habrá derbi en San Amaro contra un Silverstorm El Salvador que podría llegar como líder.