La “justificia deportiva” no puede estar por encima no puede estar por encima de la justicia ordinaria. Así lo ha confirmado la Sala Nº 18 de la Corte de Apelación de Bruselas, al declarar ilegar la obligatoriedad de acudir al Tribunal Administrativo del Deporte (TAS) para los equipos de fútbol.

La sentencia, publicada el pasado 28 de agosto, da la razón al equipo belga RFC Seraing en un procedimiento judicial de casi tres años de duración. Todo comenzó con una sanción de la FIFA a este club, por utilizar fondos de inversión para los fichajes, cuando el organismo internacional lo había prohibido. El RFC Seraing recurrió al TAS y este solo rebajó la sanción inicial, de 4 periodos de transferencias sin fichar a 3, ocasionando un daño en el equipo que se vio obligado a dejar de jugar incluso en los juveniles.

Lo que viene a decir Bruselas es que, primero, someterse al arbitraje del Tribunal Administrativo del Deporte debe ser algo voluntario y aceptado por ambas partes, al igual que ocurre, por ejemplo, con las Juntas Arbitrales de Consumo, que sirven para evitar que una disputa entre comercios y clientes, acaben en los tribunales.

Segundo, la sentencia abre la puerta no solo a que esto ocurra entre FIFA y clubes, afecta a otras federaciones y disciplinas deportivas, como UEFA o FIBA.

Pero además, deja claro que la “justicia deportiva” y las federaciones, no pueden alzarse por encima de la justicia ordinaria.

Es difícil no encontrar paralelismos entre el fondo de esta sentencia y el caso del Grupo VIII de Tercera División con el Real Burgos. La Federación de Castilla y León de Fútbol, amparándose en que se lo dice la Real Federación Española de Fútbol, están haciendo caso omiso del auto del juzgado Número 5 de Valladolid, donde se ordenaba la inclusión del equipo burgalés en Tercera. No son pocos los requerimientos que el Real Burgos ha realizado, tanto a la Federación como a los miembros que la integran, para recordar que lo que se está produciendo es una desobediencia judicial.

La sentencia de la Corte de Apelación de Bruselas no deja lugar a dudas evidenciando que las Federaciones pueden tener sus reglamentos pero éstos no pueden nunca estar por encima del ordenamiento jurídico de un país.

La sentencia es muy dura al afirmar que el propio reglamento de federaciones como FIFA y UEFA, en el que se obliga a sus miembros a utilizar únicamente los Tribunales Administrativos del Deporte, violan el artículo 47 de la Carta Europea de los Derechos Fundamentales y el artículo 6 del Convenio Europeo de los Derechos Humanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here