Bembibre sufrió una nueva derrota (69- 52) en la Liga Femenina en un duelo que habría incrementado exponencialmente sus opciones de permanencia cuando le restan cinco partidos para acabar la fase regular. Cayó el cuadro berciano ante Durán Maquinaria Ensino en un choque en el que nunca fue capaz de igualar el nivel de ambición, de intensidad y de contacto con el que jugó el conjunto gallego, que tuvo todo el beneplácito para defender al límite de lo legal con escaso castigo.

Pareció olvidar todo lo bueno que ofreció en los encuentros previos el conjunto berciano, con escaso deseo y menos acierto del necesario para una competición tan exigente. Los malos porcentajes en los tiros libres y en los tiros de campo, asimismo, lastraron a una escuadra que pareció no haber comparecido en el Pazo Provincial dos Deportes de Lugo. En ningún apartado, ni mucho menos en los rebotes, tuvieron algo de presencia las de Pepe Vázquez, que apenas estuvieron en partido durante los primeros ataques.

Una primera mitad para olvidar

De hecho, el choque comenzó con tendencia favorable para las gallegas, muy agresivas en defensa y con bastante acierto en ataque. Pese a la canasta inicial de Djénéba N’Diaye, las lucenses tomaron el control y un triple de la exjugadora rojilla Laura Aliaga, que acabó con 15 tantos, provocó el primer tiempo muerto de Pepe Vázquez. No obtuvo la respuesta esperada y llegó la diferencia para la escuadra ensinista a superar el +10 después de otro acierto lejano de Aliaga en un contexto poco alentador para las bercianas, sufriendo mucho ante la dura defensa local para acabar el primer cuarto con una clara desventaja (25-11) después de un acierto desde el perímetro de Georgina Bahí.

Hubo un amago de reacción por parte bembibrense al comienzo del segundo acto, pero las gallegas encadenaron una racha de 12 tantos sin respuesta berciana para evitar cualquier amenaza. El partido se rompió irremisiblemente al descanso, al que se llegó con el 43-23 en el luminoso, ante la fragilidad defensiva y mínima intensidad de un equipo que no era capaz de responder a la agresividad permitida a las jugadoras locales. Aunque no sirva de excusa, parecía increíble que ambos equipos acabaran el cuarto con las mismas castigadas en un momento en el que Kadri-Ann Lass anotó 7 de los 16 tantos con los que acabó.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

La segunda mitad, un trámite

Las mínimas opciones de remontada o de maquillar el resultado se esfumaron cuando la diferencia rebasó la veintena. Aliaga siguió castigando desde lejos y las pívots locales aprovecharon la debilidad de las interiores bercianas en un partido en el que el conjunto del Bierzo Alto pareció olvidar las señas de identidad que lo identifican. El 59-35 con el que se llegó al cuarto periodo resultó concluyente.

Ya no se pudo ni maquillar el resultado. El único objetivo de las bercianas era que la pesadilla acabara lo antes posible en un partido en el que no se adaptaron en ningún momento a las condiciones de un encuentro en el que el nivel físico superó cualquier expectativa. Al final, 69-52 para las locales en un duelo muy desequilibrado pese a que Amber Melgoza, que acabó con 9 puntos, trató de darle un nuevo color.