Foto: CB Bembibre

Tuvo que sudar de lo lindo Avenida, sobreponerse al lógico desacierto por la paliza física y al acierto local en un partido de orden caótico o desorden organizado, como prefieran, planteado por las locales, que aguantaron el ritmo azulón hasta los últimos minutos del choque 57-73.

Bembibre aún con la ausencia de una de las jugadoras llamadas a ser una de sus referencias ofensivas, Elizabeth Balogun, Bembibre no pudo sumar su primer triunfo de la temporada en el derbi autonómico ante Avenida, que se impuso por 57-73 en un duelo en el que las del Bierzo Alto compitieron más de lo que reflejó el marcador final. Hasta el último cuarto llegaron con opciones las de Popi González, pero se acabó la gasolina y la diferencia final pareció excesiva para los méritos y los buenos minutos de las bembibrenses.

Hasta el 47-50 llegaron las posibilidades de una histórica victoria bembibrense, soñando con la hazaña después de un triple de una Jannon Otto que destacó con 16 tantos para secundar una actuación extraordinaria de Aleksandra Krošelj, que volvió a rozar el doble-doble (17 puntos y 9 rebotes) como faro y principal amenaza durante muchos minutos. Sin embargo, cuando el físico se acabó, la aparición estelar de Leo Rodríguez disipó la ilusión de una grada que estuvo tan metida en el partido como en las grandes citas que se han vivido en el Bembibre Arena. El dominio del rebote fue seguramente la clave del choque.

Ya comenzó dominando en esa parcela el cuadro salmantino, que sufrió en el correcalles que resultó el partido en los primeros compases. Desde la defensa trataron de escaparse levemente las de Pepe Vázquez, pero las locales recuperaron la ventaja inicial después de un parcial de 6-0 que selló Otto con un gancho sobre la bocina. Una segunda canasta extraordinaria de una Dominique Toussaint muy activa en los primeros minutos sirvió para que las del Bierzo Alto llegaran ganando (13-12) al final del primer cuarto pese a la canasta de Laura Gil.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

La propia Gil y su pareja en el juego interior, Mariella Fasoula, empezaron a hacer mucho daño cerca del aro berciano en el inicio del segundo cuarto para tratar de empezar de desequilibrar el encuentro, pero las bercianas revivieron de la mano de Krošelj y Toussaint para igualar e incluso adelantarse con un triple de Marnelle Garraud. Con sólo una canasta exquisita de Joana Soeiro en los siguientes ataques, González tuvo que parar el choque tras un triple de Andrea Vilaró, que hizo mucho daño desde los 6,75 en este tramo. Hasta el 28-30 resistió el cuadro bembibrense al descanso.

Pese a igualar con canasta de Lydia Rivers tras el intermedio, las de Popi González, que apenas podían frenar a Fasoula, recibieron 9 puntos seguidos que obligaron al míster local a parar el choque de nuevo. No consiguió la respuesta hasta que Toussaint cortó la sangría con un tiro libre. Se animó entonces el equipo con una canasta tras rebote ofensivo de Laia Moya y gracias a unos minutos superlativos de Krošelj, que forzó una antideportiva y anotó en una penetración inverosímil para llevar el 43-48 al final del tercer acto. Aún seguía vivo el equipo berciano.

Hasta el 47-50, forzado gracias a un triple de Otto, sobrevivió el equipo berciano, que pareció quedarse sin fuerzas. Apareció entonces Leo Rodríguez para dinamitar el choque y se encargó de aniquilar cualquier opción de sorpresa al situar la diferencia en la decena. Un triple de Bria Hartley y una acción de museo de Silvia Domínguez anterior pusieron el broche al partido, pues sólo Otto y Krošelj parecían lo suficientemente acertadas para mantener vivo el choque. 57-73 acabó el encuentro, un resultado que no reflejó la igualdad vista hasta los últimos minutos.