Tenía que llegar y llegó. Hasta doce temporadas ininterrumpidas se alargó el sueño en la Liga Femenina de Bembibre, que parecía que nunca iba a descender y acumulaba milagro tras milagro al final de cada curso. Sin embargo, esta vez no hubo la magia o la suerte de campañas pasadas y el descenso a la Liga Femenina Challenge se consumó después de caer (74-78) ante Durán Maquinaria Ensino, que alargó hasta once la racha de derrotas consecutivas de la escuadra berciana. Pese a las bajas, puesta en escena honrada y loable de las pupilas de Bea Pacheco.

De hecho, llegaron con ventaja al descanso y llegaron a igualar el marcador en un momento del último cuarto. Sin embargo, la efectividad desde la línea exterior dio para lo que dio y la pérdida de acierto tras el paso por vestuarios acabó con las opciones bercianas de alargar una semana más al menos la agonía. La escasez de centímetros volvió a lastrar a las del Bierzo Alto, desbordadas en el rebote, aunque compitieron con todo lo que pudieron para sacar adelante un partido ante uno de los mejores equipos de la competición. Nada es casualidad, ni su situación clasificatoria, pero la despedida ha sido para estar orgullosos.

Así saltó a la cancha la escuadra bembibrense, suelta, sin complejos y con la energía que exigía su entrenadora, Bea Pacheco, para tratar de dar la sorpresa ante otro proyecto más potente que el suyo. Usó sus armas para resistir a un parcial duro de 0-8 que selló Esther Castedo desde el triple y en el que tuvo gran protagonismo Lydia Giomi, dominante durante los cuarenta minutos. Respondió desde el perímetro el conjunto rojillo para volver al choque y equilibrar el resultado hasta el 19-22 al final del primer acto después de otro triple de Castedo y con una estelar Marnelle Garraud, que acabó con 26 puntos.

Siguió la tormenta berciana en el segundo cuarto con otros cinco triples, ahora con un protagonismo estelar de Aina Martín, que firmó sus 10 tantos en este segundo periodo. Especial incidencia tuvo la catalana junto a Garraud en un parcial de 11-0 que abrió Isabelle Gradwell, que firmó 13 puntos, con otro acierto desde los 6,75. Aprovechando el bonus en las faltas, las de Bea Pacheco acercaron su renta a la decena, aunque una canasta de Blanca Millán sobre la bocina puso el 44-37 con el que se llegó al descanso. No pudo escaparse el conjunto del Bierzo Alto pese a sus buenos minutos.

La habitual pájara posterior al descanso castigó al conjunto berciano, que vio cómo el cuadro gallego daba la vuelta con una canasta de Giomi, que anotó 8 puntos en estos minutos y fue la principal artífice de la remontada con su doble-doble de 17 puntos y 10 rebotes. Sus centímetros castigaron mucho a las de la villa del Boeza, que se volvieron a abrazar al tiro exterior y el esfuerzo de Joana Soeiro para no desconectarse de un partido que se ponía cuesta arriba. Tocaba remar en los últimos minutos para tratar de prolongar una agonía que ya se hacía muy pesada con el 58-63 del marcador antes del último cuarto.

Fue la antesala a los minutos que decidieron el partido y confirmaron la pérdida de categoría de un equipo que peleó hasta el final con los triples de Aleksandra Krošelj y el acierto de Garraud y Gradwell, que no pudieron evitar el fatal desenlace. La eslovena, que acabó con 12 tantos, llegó a poner el 70-70, pero el talento de Laia Lamana condenó las opciones bercianas en un final que pudo caer para las de Bea Pacheco. Sin embargo, Bridget Herlihy puso el 74-78 final después de que Soeiro anotara sus últimos puntos que trataron de dar la última vida en los últimos compases.