Foto: Mila García

La nueva entrenadora del Bembibre, Bea Pacheco, fue presentada a los medios en una comparecencia ante la prensa en el Bembibre Arena. En su regreso, la madrileña quiso «dar las gracias por la confianza. Cuando te llama, no puedes dudar», resaltó la nueva adiestradora del cuadro berciano, convencida de que «se puede cambiar la dinámica». En este sentido, su deseo es que «que la gente vuelva a creer. Todos vamos en el mismo barco para cambiar la situación», apostilló.

Sobre su regreso al conjunto bembibrense 13 años después de su salida, restó importancia a la cuestión económica. «Priorizo el proyecto, el club», dijo Pacheco, que insistió en que «no había nada que dudar. Es un tema de proyecto, de sueño», agregó la técnica madrileña, que recordó que el berciano «fue el club que me dio la oportunidad. No hay nada que dudar, sólo que agradecer», insistió la nueva entrenadora, que sigue confiando en revertir la situación: «Si no hubiera creído, no habría venido».

No quiso desmerecer el trabajo de su antecesor, Popi González, y señaló que «no se trata de si es mejor o peor, sino hacer algo diferente y dar con la tecla. Hacerlas jugar diferente», precisó la entrenadora, que llegó con la intención de «reinventarnos y “reilusionar”» para «cambiar la dinámica». En este punto, puso el acento en «creer en ellas, en mí» para señalar que «las jugadoras están capacitadas. Tenemos que tener más suerte con las lesionadas», puntualizó Pacheco, que lamentó el estado físico de dos jugadoras como Lydia Rivers y Aleksandra Krošelj y deseó ir «recuperando gente para el partido de La Seu».

No se pronunció, sin embargo, sobre nuevos fichajes: «A corto-medio plazo vamos a trabajar con lo que hay. Tenemos mimbres para pelear», precisó la entrenadora, que consideró que el equipo, pese a los malos resultados, está dando una buena imagen: «Se pueden competir los partidos. A ver si llegamos mejor a los últimos cuartos», explicó la técnica, que insistió en que «es un equipo que ha competido. Nos viene un calendario más asequible», analizó.

En lo personal, cree Pacheco que ha mejorado y aseguró que tiene personalidad. «Tengo carácter, soy visceral», incidió la madrileña, que cree que es «más madura» y por ello es capaz de «gestionar las cosas de manera diferente. Entrenaré como creo que debo hacerlo», subrayó la preparadora madrileña, contenta por el recibimiento del club: «Tiene el ambiente familiar que te hace sentir a gusto».

Amparo Villadangos: «Hemos tenido que cambiar por los resultados»

Junto a ella estuvo la presidenta del club, Amparo Villadangos, que quiso ceder el protagonismo a Pacheco. Se limitó a presentar a la nueva entrenadora del Bembibre explicando que «hemos tenido que cambiar de entrenador por los resultados» e incidiendo en la idea de «desearle suerte» a la nueva entrenadora de la escuadra del Bierzo Alto. Sobre incorporaciones, coincidió con Pacheco y recordó que «tenemos once jugadoras».

Tras una mal comienzo de temporada, después de nueve jornadas el equipo berciano todavía no había logrado ninguna victoria, el club optó al principio de esta semana por buscar otra opción para dirigir al equipo en busca de un cambio de rumbo.