El UBU San Pablo Burgos lo intentó hasta el final, pero finalmente ha tenido que despedirse de la Copa del Rey. Una despedida por la puerta grande, haciendo temblar en más de una ocasión al Ángel Ximénez Puente Genil, todo un equipo de la Liga Asobal.

El partido comenzó con un parcial a favor del conjunto burgalés. Dos paradas de Mile Mijuskovic hicieron que los rojiblancos fueran a buscar goles rápidos para aumentar cuanto antes la distancia con el rival.

Cuando el encuentro se calmó, Burgos alineó un 5:1, con Ernesto en el avanzado para tratar de evitar el peligro. Por su parte, el Puente Genil supo compensar el efecto sorpresa de los burgaleses y lograba el empate a 6 en el minuto 10. Los locales como no tenían nada que perder decidieron dar un espectáculo a su afición, lago que quedo demostrado con un “fly” de Pinillos a Dalmau que puso a la grada en pie.

No fue hasta el minuto 18 cuando los cordobeses se pusieron por delante en el marcador (9-10). Dos minutos después y con el resultado a favor del Puente Genil, Nacho Gonzaléz paraba el juego para reconducir el partido. Los rojiblancos supieron reaccionar, mejorando en defensa y parando un penalti por parte de Mile, recuperando así la ventaja en el minuto 25. Paco Busto se vio obligado a detener el encuentro tras una contra que finalizaba Ernesto y ponía a los burgaleses por delante con el 15 a 13. A pesar de los dos robos de balón que terminaron sumando en el marcador, colocando al UBU San Pablo Burgos con una diferencia de 4 (17-13), el partido se iba al descanso con el 17 a 16.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

El cuadro de castellanoleones regresaba a la pista muy centrado en defensa, lo que le permitió robar balones para hacer goles en primer y segunda oleada y poder reabrir una pequeña brecha de tres tantos. Dalmau y Ernesto se mostraron especialmente activos en este tramo, transformando todo lo que llegaba a sus manos. La exclusión de Espinosa en el 35 puso el freno al ritmo impuesto por los cidianos y apretó ligeramente el marcador.

El último tramo de partido se convirtió en un intercambio de goles, en cada bando con una mecánica distinta. Aunque el equipo de balonmano de Burgos tiraba ha coraje, no siempre le acompañaba en el acierto. En el minuto 50, los burgaleses desaprovecharon cuatro ataques consecutivos que les hubiera distanciado de los cordobeses en 5 tantos. Sin embargo, Puente Genil demostró porque es un equipo de la Liga Asobal, recortando distancias con el 31 a 29. Gonzaléz volvió a detener el juego tras ver como el equipo andaluz se hacía con el puesto para la fase final. Este tiempo muerto de los burgaleses sirvió para hacer temblar al rival, ya que a tan sólo un minuto y medio del final se colocaba a 7 goles de distancia, clasificando a los cidianos. Pero un gol de Estepa aseguró el pase a la fase final de Antequera.