A falta de diez segundos aproximadamente, la bandeja de Hayes se salió de dentro y no quiso dar la Supercopa a Avenida. Sí quiso que se quedara en casa, en Fontajau, con un campeón UniGirona que venció al equipo charro 82-80 en un brillante partido de inicio de campaña 19-20.E

El partido fue un toma y daca en el que Avenida, casi siempre, fue a remolque de UniGirona, que mandó casi todo el partido. Las charras pelearon con pocas armas tácticas, habida cuenta de los tres entrenamientos conjuntos que tenían, hasta la extenuación pero sucumbieron al final ante una «vieja conocida» como Elonu, a pesar del gran sabor de boca que dejaron «nuevas» como Hayes o Cazorla, y otras más habituales como Silvia.

El comienzo, además, fue un lastre para las charras. Ante las molestias de la capitana y la ausencia de entramientos de otras muchas, las charras salieron con un quinteto formado por Maite, Karlie, Andrea, junto a Gil y Vitola, pero el aro de Fontajau, con una buenísima entrada, parecía cerrado para las nuestras. Sólo Andrea Vilaró encontraba el aro desde la línea de tres pero UniGirona, con Elonu ya llevaba doce puntos cuando las azulonas tenían que parar el duelo. El debut de Hayes, que no tardaría mucho en hacer la primera en una de sus entradas, dio aire ofensivo para las charras, que caían al finalizar el primer parcial 20-12 con un triple sobre la bocina de Samuelson.

Cambió radicalmente la cara, sobre todo defensiva, de Avenida en el segundo parcial, dejando pequeñas muestras de lo que se pretende, de lo que está por venir. Ponía en liza Miguel a sus dos bases y funcionaba la prueba con dos triples desde la esquina de Maite Cazorla. Las charras habían encontrado «las cosquillas» en ataque a su rival y veían, ahora sí, el aro con mucha más facilidad, gracias a Silvia o Hayes que, en el uno contra uno, se iba hasta de su sombra. La respuesta de las catalanas, gracias siempre al rebote ofensivo y a los lógicos despistes defensivos perfumeros, con pocas sesiones en sus piernas. La igualdad al descanso presumía una segunda parte infartante, 39-39.

El tercer parcial marcaría el guión del resto del choque, una goma constante estirada por las gerundenses que Avenida sólo era capaz de responder a base de individualidades y casta, armas de las que tirar cuando no hay muchas horas de equipo en las manos. Se quiso escapar UniGirona con seis puntos casi consecutivos de Elonu, pero se resistía el conjunto salmantino a entregar tan pronto la cuchara, siempre combativo. El duelo se paró en exceso con los constantes parones de un partido muy intenso en las defensas. Los últimos instantes del tercer parcial, con un par de pérdidas tontas de Avenida, dejaban a falta de diez minutos la ventaja en cinco puntos para las locales.

Tocaba sufrir y Avenida sufrió. Y pareció perdido porque UniGirona casi recuperó la máxima renta del partido cuando apenas quedaban siete minutos. Ocho puntos de renta que las charras redujeron con dos canastas de Vitola y Gil. No se quería despedir tan rápido el equipo azulón de la Supercopa, ni mucho menos. De hecho, el equipo salmantino volvió a igualar el marcador y así llegamos a los instantes finales. Tres rebotes consecutivo ofensivos parecían decidir el choque, pero no. A falta de 17 segundos, tras errrar un tiro libre Laia Palau, Hayes tuvo la acción para poner a Avenida por delante, una bandeja contra el mundo, quizás falta (de esas a domicilio se pitan pocas, la verdad) el balón se quiso salir haciendo la corbata y lo celebraba Fontajau. Un tiro libre dentro, uno a fallar de Ajdukovic y la Supercopa se quedó en tierras catalanas. No fue por pelea y, en el futuro, no será por la ilusión que despierta este equipo.

Ficha técnica

(20-12, 19-27, 24-19 y 19-22)

UniGirona: Palau (3), Mendi (12), Oma (4), Elonu (23) y Coulibaly (16). Jugaron también: Araujo (10), Buch (9), Andusic (5)

Avenida: Cazorla (11), Vilaró (7), Samuelson (3), Gil (10) y Vitola (12). Jugaron también: Hayes (20), Domínguez (11), Hof (4), Akhator (2)