No era una jornada fácil para las nuestras, Bembibre ante el compromiso de volver a ganar en casa, y Avenida a recuperase del mazazo en Gerona de este miércoles.

Carácter y resistencia. No quedaba otra, eso salió a flote en Vitoria. Y mira que se dieron circunstancias propias y extrañas para que ese carácter acabar sucumbiendo, pero no, el triunfo se marcha a Salamanca como regalo de Nochebuena y con el aderezo de conseguir la clasificación matemática para Copa de la Reina. 60-66 fue el resultado final ante Kutxabank Araski, fruto del coraje local para no rendirse hasta cuando iban veinte puntos abajo y también de un festival arbitral de faltas como no se recuerda. Lo peor, la lesión de Julia que apenas pudo disputar unos minutos en el partido. Ah, y para carácter, el de una Cazorla imperial en su “segunda” tierra. Sobresaliente la canaria con 19 puntos y 28 de valoración.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Como si de un sueño de Navidad se tratara, Embutidos Pajariel Bembibre sumó la sexta victoria de la temporada y de paso firmó la mejor primera vuelta con Pepe Vázquez como entrenador tras superar (73-59) a Durán Maquinaria en un choque que las bercianas sentenciaron en el último cuarto gracias a su acierto desde el perímetro. Las bembibrenses, además, se colocan en octava posición, sueñan con la Copa de la Reina a falta de dos partidos para concluir la primera vuelta y se distancian del descenso.

Ahí está el foco del equipo berciano, que salió muy mentalizado desde el primer segundo y, pese al dubitativo arranque, consiguió imponerse en todos los cuartos gracias a un trabajo defensivo que mejoró mucho tras el paso por los vestuarios. El carácter del equipo volvió a salir a relucir y cada balón dividido se convertía en una batalla de la que casi siempre salía vencedora la escuadra berciana. Bembibre recuperó su esencia y la alianza con su afición hace que sea muy difícil salir vencedor del Bembibre Arena.