Foto: @VirPintado

El Valencia Basket ha logrado un histórico triplete nacional al consagrarse campeón en la Supercopa, la Copa de la Reina y la Liga Femenina. La final, disputada en la Fonteta ante 7.500 espectadores, fue un espectáculo que culminó con la victoria del Valencia Basket sobre un exhausto Avenida (61-44).

Las cuatro finales de Liga Femenina post pandemia tienen los mismos protagonistas: el Valencia BC y el Avenida. Las dos primeras (21/22 y 22/23) se decidieron a favor de las salmantinas) y las dos siguientes para las ‘taronjas’. El ambiente en la Fuente de San Luis fue extraordinario, con más de 7.500 espectadores, incluidos cientos de seguidores que viajaron desde Salamanca para presenciar el 2-0 en la eliminatoria por el título.

El partido comenzó con minutos de tanteo y competitividad por parte del Avenida, que demostró su espíritu de campeón. A pesar de la exhibición valenciana en Salamanca, el equipo salmantino no bajó los brazos y mantuvo el encuentro disputado.

Alina Iagupova, con su calidad indiscutible, marcó la diferencia para el Valencia Basket. Su contribución, junto con la de jugadoras como Leticia Romero, llevó al equipo local a una ventaja de +10 al final del primer tiempo. En el tercer cuarto, Nadia Fingall se destacó como una jugadora integral, minando las fuerzas y la confianza del Avenida. A pesar de los esfuerzos del equipo rival, la victoria del Valencia Basket parecía inevitable.

En el último cuarto, Sika Koné lideró la resistencia del Avenida, pero el arsenal ofensivo del Valencia, liderado por Fingall, Romero y Queralt Casas, resultó imparable. Fingall, con 15 puntos y 12 rebotes, se llevó el premio a mejor jugadora de la final, mientras que Romero y Casas contribuyeron con 11 puntos cada una.

El Valencia Basket logra así su segundo título de LF, igualando al GironaGetafe Universitari. Mientras que el Avenida demostró su dignidad como subcampeón, sin rendirse hasta el último segundo.