Importante victoria en Zaragoza ante un Casademont inasequible al desaliento, al que derrotó 67-80. A base de triples, con las charras en el 50%, de apretar los dientes en cada arreón maño para acercarse, y de control final del juego, las salmantinas suplieron las bajas con malabarismos tácticos y con momentos de buen juego y, sobre todo, excelente actitud defensiva. Partidazo de Silivia en el lanzamiento exterior, no se le da mal el Príncipe Felipe, que se unió al completo partido de Hof y la siempre presente aportación de Kahleah. Lo único negativo, la lesión de Fasoula, que se tuvo que retirar al comenzar la segunda mitad.

Una vez más, Avenida se plantaba en un partido sin “4”s y la respuesta en este caso fue apostar por el “small ball”, que dicen los americanos, de inicio. Dos bases, más Karlie y Kahleah para acompañar a Fasoula, con Samuelson y Copper alternándose para frenar a la ala pivot local, Gimeno, tremendo esfuerzo el de ambas. El partido comenzaba avanzando el buen día que viviría Avenida desde el perímetro, con tres triples (Silvia, Kah y Karlie) para coger moral y sensaciones, y obligar al técnico local a parar el juego con 9-16 de inicio. La reacción local no se hizo esperar, pero las rotaciones azulonas, apostando por la velocidad ofensiva, con posesiones cortas y salida fulgurante a la contra, daban réditos para cerrar el primer parcial 15-25

Con idéntico acierto exterior, con Silvia por aquel entonces en tres de tres desde el arco, unido a un buen juego interior de Hof, bailando en la pintura y esa defensa sin concesiones, arrancaba un segundo parcial que, para Avenida, suponía alcanzar la, por entonces, máxima renta, con doce puntos de ventaja. Como siguiendo el guión del pasado jueves, se diluyó ofensivamente Avenida en cuanto subió ostensiblemente la intensidad defensiva local, y los últimos minutos, con Delaere como protagonista, sirvieron para acercar, y de qué forma, a las locales en el marcador. Sólo una canastas de Hof tras asistencia de Karlie sobre la bocina permitía dejar el duelo en dos posesiones de ventaja al descanso, 36-41.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Como la película era semejante a la del pasado jueves, debía haber un cambio de guión en el comienzo de tercer parcial. Ahí volvió a apostar Avenida por el control, de arranque. Llegaba entonces la mala noticia de la lesión de Fasoula, a la espera de las pruebas que tendrán que practicarle mañana. No podría volver al partido, pero la suplió con garantías una Hof que se hizo dueña de la pintura para mantener a Avenida con la renta. Faltaba un momento de locura, cuando más apretaba el pabellón local para, con tres triples prácticamente consecutivos de Karlie, Bella y Kahleah abrir brecha en un visto y no visto. Se ponía por encima de los quince Avenida a falta de diez minutos, pero ni mucho menos era definitivo, 51-67.

Y es que Casademont no es de esos equipos que se rinde y, cuando parecía más complicado, sacaron su mejor versión ante un Avenida que ya parecía cansado. Tras la máxima renta de +19 llegó un parcial local de 9-0 con Hempe como protagonista por dentro y por fuera. Era momento, en esa situación de piernas cansadas y rival crecido, de mantener la calma y ahí volvió a apretar el trasero en defensa Avenida para aguantar las acometidas locales y ser capaz de encontrar las opciones de Kahleah, primero, y Leo, después, para rematar la faena y tirar de baloncesto control para sumar un nuevo y sólido triunfo. Sale Avenida de una semana complicada, de nuevo, con nota y sin derrotas y pensando ya en el duelo este jueves en Francia