Foto: @VirPintado

Regreso a casa y regreso a la victoria. Avenida volvió a sumar en un partido intrascendente ante SPAR Gran Canaria, 79-55, sin posibilidad de tomarse un día de relajación, pues el viernes jugaron, este domingo han jugado, y el martes jugarán. Lo normal sería haber cerrado la fase regular hoy, así fue para las amarillas, pero a las azulonas aún les resta el aplazado del martes ante Leganés tras llevar los deberes más que hechos. Al menos la afición que acudió a Würzburg en este día festivo vivieron un choque vistoso, en lo que las fuerzas aguantaron, con un Avenida serio en el aspecto ofensivo, coral y aplicándose por momentos en defensa. Y todo sin tres de sus puntales: Kah, Karlie y Silvia con diferentes molestias que obligaron a otro sobreesfuerzo, y van demasiados, a la línea exterior que pudo rotar menos de lo deseado. Leo, la máxima anotadora, junto a Lou, Andrea y Maite destacaron en el choque. 

Otra vez teniendo que cuadrar el puzzle, con una línea exterior con una sola base pura y tres aleros, Lou incluida, para tres posiciones y cuarenta minutos. Es lo que toca, los ya mencionados “malabarismos” que sí, existen. Sin nada en juego para ambos, los ataques comenzaban imponiéndose a las defensas, con Nesbitt anticipando que venía a Würzburg a “hablar de su libro”, certera y anotando grandes canastas. Los cuatro de ventaja de Spar y, sobre todo, los once puntos encajados en apenas cuatro minutos obligaban a pausar el duelo para Roberto. Sin dejar de mover el banquillo ni un segundo, la reacción llegó de la mano de la doble “L”, Lou y Leo para endosar un 10-0 de parcial para poner en ventaja a las charras, sin dejar ya nunca esa posición. Tras diez minutos, 23-17.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Sin esa tensión de jugarte cosas pero disfrutando de jugadoras con  mucha clase en ambos lados, aprovechó Avenida poco a poco su mayor fondo de armario, aunque hoy menor del habitual, para ir abriendo tierra de por medio. Eso y la concentración defensiva que, tras un inicio de “pájara”, sobre todo en el rebote defensivo, permitía ahora sí correr y encontrar los lanzamientos lejanos para que la brecha se agrandase. Con esa ventaja rondando los +20, Avenida encontraba momentos de disfrute compartiendo la bola, Leo veía el aro y Maite surtía a sus compañeras para llegar al descanso con una renta elevada, 45-28.

Esa vistosidad, tras el paso por vestuario, fue dando paso a la oscuridad del cansancio y el partido se fue trabando. Las piernas pesaban y, además, Gran Canaria comenzó a interrumpir con constantes faltas el ritmo. Antideportivas, mucho uso de manos y el partido se enfangó, hasta que cogió el “toro por los cuernos”, Andrea para anotar seis puntos consecutivos, robar dos balones y volver a poner la renta en la cercanía de los +20, manteniendo las cosas como al descanso, 61-43.

Si ambos equipos hubieran podido, habrían dado el partido por finiquitado. Y es que a jugadoras como Cazorla o Leo se les hacía eterno, Nesbitt iniciaba una guerra contra el aro por su cuenta, Millán cometìa su segunda antdeportiva… Un “descalzaperros” que no tenía mucho orden ni concierto con la lengua de ambas escuadras llegando al suelo. Lo mejor, sin duda, los minutos para Raquel Noreña que se llevaron el premio de un triple celebrado por Würzburg como esa recompensa a una predisposición y trabajo mudo cuando el equipo más la ha necesitado. Maite culminaba un 2+1 de rabia y Leo remataba la faena con un triple para cerrar el triunfo número 27 a la espera de cerrar la faena regular el martes en Würzburg.