Foto: Vir Pintado

Triunfo cotundente de Avenida ante un mermado colista, Tenerife, 81-42. Y es que si difícil, que lo es y mucho, debe ser la situación para las tinerfeñas, con sólo cinco profesionales disponibles en tierras charras y con problemas institucionales, no es fácil la situación del rival que se debate a veces entre apretar o contagiarse del ritmo. Por momentos Avenida lo hizo, pero su triunfo nunca corrió peligro, dominando de principio a fin el choque. Fasoula, ante la ausencia de Julia, volvió a crecerse, con mención especial para la brega de Aleksa Gulbe, que casi firma un doble-doble. 

Ver el roster con el que se presentaba Tenerife en Würzburg ya disponía un poco a presenciar un choque raro. Cinco profesionales y tres canteranas viajando a Salamanca, y realizando un increible esfuerzo para, muchas de ellas, terminar con cerca de 35 minutos sobre el parqué. Avenida debía hacer su partido y centrarse en sus objetivos, y así lo inicio de arranque con un 9-0 aprovechando la velocidad en el juego para imprimir ritmo al ataque. Cerradas las tinerfeñas, quedaba todo para el acierto exterior de un Avenida que anotaba con cierta facilidad, hasta el 25-9 del primer parcial. 

Sin embargo, el ritmo se empezó a contagiar de ese “no saber cómo hacerlo” y comenzó Avenida a perder balones, al tiempo que las rotaciones, necesarias y lógicas, suponían desubicar a algunas jugadoras para poder dar descanso a otras. Ese acierto bajaba y, de igual modo, los guarismos en el marcador en un segundo cuarto más “trotero”, sin encontrar esas transiciones rápidas. Con los triples como herramienta, el descanso reflejaba un 40-18 en el electrónico. 

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Controlado en todo momento, pero tampoco “alegre”. Así era el partido para un equipo local que comenzó aprovechando los triples de Bridget para arrancar tras el descanso. Sin embargo, comenzó a fiarlo todo casi exclusivamente a que entrara o no la pelota desde el lanzamiento exterior pues, por aquel entonces, las cansadas jugadoras visitantes ya defendían prácticamente “bajo el aro” las cinco. No entraron y servía para intercambiar golpes, pues ahora Sheppard y James lucían mano. Un intercambio que ni servía a Avenida para “crecer” ni a Tenerife para meterse en partido, 58-33 a falta de diez minutos. 

Un arreón al principio de partido y el arreón final para abrir el marcador completamente, Con Tenerife pidiendo la hora desde mucho antes del bocinazo final (hubieran firmado el armisticio con mucha antelación), Avenida recuperó algunas de sus señas de identidad con un par de contraataques, moviendo la bola para triples liberados y, sobre todo, peleando el rebote, con una Gulbe que, a pesar de la evidente desventaja física con James, bregó de lo lindo en la zona tanto en ataque como en defensa. El segundo gran objetivo del partido, ese sí, se cumplía con ninguna jugadora sobrepasando los 25 minutos en pista, a pesar de las ausencias de Julia y Silvia. Sin tiempo casi ni para dormir, rumbo a La Seu a primera hora de este jueves para, ahora sí, cerrar el 2022.