Foto: @VirPintado

Avenida volverá a disputar unas semifinales de Liga Femenina (LF), lo que tal y como se está poniendo la cosa ya es un hecho reseñable, tras volver a vencer, sin relajaciones ni concesiones a un mucho más batallador Cadí La Seu en Würzburg, 82-56, en otro encuentro dominado, rotado y cumpliendo con los objetivos establecidos. Minutos para todas, anotación para todas, en un choque para “valientes” en Würzburg por las horas de este pasado domingo, con el triple como amenaza y Fasoula, Bridget o Prince destacando en anotación.

Puede parecer sencillo encarar un choque con +47 de renta y hay dos formas de hacerlo: bien o mal, como todo en esta vida. Y Avenida quiso encararlo como merecía rival, público valiente y competición: son seriedad. De la misma manera lo hizo un Cadí La Seu que cambiaba la cara triste del final de partido anterior para salir respondón desde inicio desde el triple. Y, precisamente, desde esa línea comenzó a abrir hueco Avenida para, en un visto y no visto, dar la vuelta al 3-5 inicial para situar un 12-5 que abría la brecha. Tras diez minutos, dominio charro doblando al rival, 20-10. 

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Las opciones visitantes, por tanto, de, al menos, en este partido, dar más guerra en el marcador quedaban sepultadas por la actividad azulona, excelente sobre todo en la primera mitad en ataque y defensa. Y no era fácil, con demasiadas interrupciones en forma de faltas pero matando desde el triple con Bridget certera, como en ella es habitual, en momentos clave. Poco a poco, la renta se abría y el juego dejaba momentos de lucidez para dar gusto a la afición que, por aquel entonces, ya sabían que el rival en semis sería el Barça. Al descanso, 49-27, con Avenida gustándose en ataque.

Subió la intensidad en defensa el equipo rival, con amor propio, tras la reanudación, pero Avenida respondía como un reloj en defensa y un reloj en ataque. Varias acciones de movimiento de bola de alto nivel, Fasoula brillando en apenas unos momentos de dominio bajo aros y rotando, rotando mucho para que nadie se cargase para cerrar el parcial con todo decidido, también en el partido, 70-41.

Poca historia tenía ya partido y eliminatoria y sólo la carga de faltas en Julia y Mic, algunas de ellas inexistentes y el peligro de que los “piques” propios del juego derivaran en algo más peligroso daban picante a un duelo en el que, al final, La Seu siguió tirando de ese amor propio para vencer un cuartoi ya sin historia. A semifinales, con contundencia, claridad y buen juego que, sin apenas descanso, espera tener Avenida en Barcelona, este miércoles buscando una final que suena a gloria.