Foto: @sonixphoto

Si hablamos de madurez, de crecimiento, de regularidad… una de las varas que lo mide todo es tratar de conseguir una victoria fuera de casa en Euroliga. Palabras mayores porque cuesta, por lo general, Dios y ayuda. Este miércoles 18h., no será menos esa dificultad, todo lo contrario, con el duelo que cierra la primera vuelta de la mejor competición en Hungría ante Uni Györ. Fue el último partido europeo a domicilio el que marcó el inicio de un cambio, sobre todo, en la intensidad del equipo y qué mejor forma de cerrar el círculo que seguir mostrando esa imagen lejos del calor del hogar en un choque que puede ser de vital importancia, ya todos lo son, para la clasificación.

Es verdad que hablar de varas de medir en Avenida es reiterativo, pues al equipo le tocan exámenes y mediciones cada tres días. De sábado a miércoles y de miércoles a sábado las azulonas se exponen al escrutinio con lupa de sus resultados, su juego… es lo que tiene la exigencia más alta, pero las pruebas lejos de tu casa en Euroliga son otra cosa. Ahí toca tirar de la mejor versión deportiva siempre pero, además, hay que tener capacidad para sobreponerse a las palizas de viajes y concentración para no desesperarse con otros aspectos. Y a eso, no nos olvidemos, se une jugar contra las mejores del continente y mañana nos encontraremos algunas de ellas.

Una paliza física hace una semana y un no menos exigente el partido del sábado. Ahí sí que suele haber diferencia con el resto de equipos europeos que suelen tener más plácidos caminos en sus ligas, aunque no lo pasó muy allá Györ este fin de semana. A ese cansancio se une el que supone levantarse a las 3AM para viajar por media Europa en bus, avión y bus. Es lo que hay, a esto sí que no se le pueden dar más vueltas. Al menos tendrá esta noche el equipo para descansar ya en Hungría. En el apartado de enfermería la mayor preocupación ahora es una Lucía que no ha podido entrenarse por unas molestias surgidas al final del entrenamiento de este lunes en Salamanca, por lo que su participación es más que dudosa.

Si hablamos de calidad la que tiene UniGyör le sale por los cuatro costados. No en vano son el mejor equipo triplista de toda la Euroliga. Un rival que te acribilla desde el perímetro sin despeinarse con jugadoras como Dubei, Dombai, Goree cuando se abre… gran parte de la base de la potente selección húngara a la que se unen estrellazas como Anigwe, dentro de las mejores de Euroliga en números, Slocum o la recién llegada Bridget Carleton, cuya calidad y polivalencia conocemos de sobra. La seriedad defensiva es, más que nunca, vital.

Pepe Vázquez: “Debemos estar muy alerta, con la máxima ilusión e intensidad”

Aún sin terminar la primera vuelta, ya se nota el peso de cada partido, como reconoce Pepe Vázquez, “clasificatoriamente sería muy importante ganarlo, pero sabemos que ganar fuera siempre es complicado. Debemos estar muy alerta, con la máxima ilusión y la máxima intensidad para sacarlo”. Y es que ganar fuera tiene el hándicap de viajar, “los viajes en Europa siempre son complicados. Hoy ha tocado madrugón y hay cansancio pero tenemos una noche para recuperar y esperemos estar bien. Está claro que eso es uno de los condicionantes por los que ganar fuera es tan difícil”, señala el entrenador azulón. Tras crecer notablemente en este mes, queda reflejarlo fuera en Europa, “es una espinita que debemos tener clavada y que debemos querer sacarla. El nivel defensivo que hemos mostrado últimamente hay que mostrarlo fuera de casa en el escenario de la Euroliga. Mañana hay que hacer un partido muy serio atrás ante un equipo con mucho talento, sobre todo en la línea de tres y más ahora con la llegada de Bridget. Hacer un buen partido defensivo es clave”, explica Pepe. El peligro de las húngaras viene desde el triple, “es el mejor equipo en porcentaje de tres. Slocum, Dubei, Bridget, Torok… afecta a todas porque todas sin excelentes tiradoras. Defender esa línea es importante, pero sin descuidar que también son buenas en el uno contra uno. Controlar el rebote, ser solidarias… se antoja fundamental para ganar”. Por ello la clave es no contagiarse de su anarquía, “es muy anotador, pero también reciben. Ese equilibrio de defender bien es importante. No entrar en su juego acelerado, locura de partido en la que sacan mucha ventaja”, sentencia Pepe.