Partido, a vida o muerte, la gloria de la Final a 4 en cuarenta minutos de, esperemos, baloncesto sin más. Avenida recibe este sábado al Girona en el choque decisivo de los cuartos de final de la Euroliga, 18h en DIRECTO aquí. Con un premio gigante, con un pabellón, todo apunta a ello, lleno, con una ciudad entregada, los ingredientes son inmejorables.

Würzburg decide, para eso se jugaron, también hasta la extenuación, catorce semanas de fase regular, para, al menos, tener esta carta, que no es baladí en absoluto, en la manga.

Las ganas de revancha deportiva y también por todo lo vivido no puramente baloncestístico serán la mayor motivación y la Marea Azul el mejor aliento para un equipo que está exprimiendo la reserva y sus cuerpos hasta límites insospechados. Sólo hace falta recordar cómo terminó el partido hace tres días Avenida, sin grandes en pista prácticamente, con Karlie o Fas jugando lesionadas para darse cuenta de la realidad que vive el equipo charro. No es nada fácil mantenerse en pie, pero lo van a intentar, cada minuto es clave para intentar recuperar, al menos, alguno de los achaques existentes en todas las jugadoras disponibles.

Y opositando a ese mismo premio por primera vez, tras forzar el tercer partido en una prórroga agónica, llega Girona de nuevo a Würbzurg. Seguro espoleado por ese triunfo y con el físico y la agresividad que mostraron en Fontajau como señas de identidad para un conjunto que, además, tiene talento por todas partes. Más peligroso si cabe a una “bala”, el equipo catalán, seguro, intentará sobreponerse al factor Würzburg.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Roberto Íñiguez: “La agresividad no nos debe sacar de nuestra disciplina”

A pesar de que la normalidad es la clave, el de este sábado no es partido normal, “es difícil hablar de un partido más cuando te juegas algo tan importante, por lo que llevas luchando tanto tiempo”, explica el entrenador Roberto Íñiguez. La clave para un encuentro así. “requiere la máxima concentración posible y dar lo máximo posible, y más en la situación que estamos que es límite. Dar lo que nos quede, ellas lo saben y están dispuestas”, explica. Todo ante un encuentro duro, “esa agresividad que nos sacó del partido en la primera parte en Girona no nos debe sacar de nuestra disciplina porque es lo que ellas quieren, que no tengas tus espacios y acabas jugando desordenada. Hay que mantener la disciplina en nuestro juego y tener la paciencia para hacerlo. Espero que lo hagamos mejor, ellas proponen un juego físico, comprensiblemente porque ven cómo estamos”, comenta el preparador. Cuidado, igualmente, con la sobre emoción, “el exceso de motivación también es malo. Hay que responder a la agresividad que el otro equipo propone”. Roberto añade, “entiendo que el otro equipo juegue intenso, es trabajo de los árbitros. Yo he jugado muy agresivo muchas veces porque ese era el arma. Cada uno propone su estilo y lo entiendo, lo que no consiento son faltas de respeto. Pasó en el primer partido, pero en Girona el entrenador rival cruzó la línea doscientas veces. Sistemáticamente se las llama floperas y teatreras, me parece un insulto”.