Perfumerías Avenida disputa, este viernes, ante Spar Girona (19h en directo por Teledeporte) y en Würzburg uno de los partidos más importantes de sus últimos años, con el suculento premio de jugar, por tercera vez en su historia, una Final a 4 en Euroliga femenina. Una verdadera final y, visto lo visto en el partido de “ida”, a cara de perro entre dos equipos que lo darán todo por ese sueño perseguido y, eso sí, con una mínima ventaja, los ocho puntos cosechados ayer y otra, esperemos, quizás más decisiva, la posibilidad de jugarla en casa ante nuestra gente.

Mal haría, no lo va a hacer, en pensar el equipo charro en la primer de esas mínimas ventajas. Ocho puntos, la experiencia cercana así nos lo relata, no es absolutamente nada ante un equipazo como Spar Girona que en cualquier momento, ante la calidad que tiene, te la “lía”. Ocho puntos no sirven siquiera para hacer cálculos y Avenida no puede hacerlos. La mentalidad es y debe ser para todos, jugadoras y afición, la de una final que arranca desde cero porque, prácticamente, así es. El premio, suculentísimo, lo merece y, además, ahora sí que sí, ya no hay mañana, ya no hay “la vuelta”, ya no hay margen para nada más que no sea dejarlo todo, todos y todas. 

Ya se dejó mucho Avenida en el primer encuentro, como viene haciendo todo el año. Un esfuerzo tremendo del equipo en un momento, todos lo sabemos, no excesivamente rimbombante en lo físico que sirvió para aguantar los mejores arreones de las catalanas que seguro los repetirán mañana y con más fuerza. Avenida tiene que sacar más que nunca carácter y ADN de la casa cuando flaqueen las fuerzas tras otro partido en apenas 48h de la mayor exigencia posible. Ni de recuperaciones, ni apenas de descanso se puede hablar con tan pequeño margen entre ambos partidos, con demasiadas tocadas, sí, pero con más que fe que nunca. 

Ni se confía Avenida ni, ni mucho menos, se rinde Spar Girona. Ya no lo hizo ayer cuando parecía que la eliminatoria se podía escapar de sus manos. Además de la consabida calidad de jugadoras de talla mundial como Vasic, Gray, Frida o Palau, todas ellas hicieron gala de algo importante en estos momentos que es la experiencia de saber jugar partidos como estos. Eso es su ventaja y seguro que la aprovecharán, con su arma destacada Reisingerova, de nuevo, tratando de dominar en la pintura. La batalla táctica ante las gerundenses está también servida y jugará otro relevante papel.

Roberto Íñiguez: “Al público le pido como al equipo, que lo den todo”

“la recuperación es importante pero también nos da tiempo a pulir detalles y prepararte para lo que el rival puede hacer, qué soluciones tenemos… A veces jugamos al ajedrez pero hay que dar al equipo una pincelada más para que ellas vean que estamos preparados”, señala el técnico Roberto Íñiguez. Calidad, físico y aspecto emocional también juega, “muchas veces ese aspecto son los kilómetros que llevas en las piernas y eso, evidentemente, en esta competición muchas jugadoras no lo tenemos, así que toca ayudar desde el staff, y yo que tengo muchos años encima”. Por encima de todo, “reafirmarnos en que tenemos que ganar el partido, que el equipo piense que hay que ganarlo. Si hay que hacer cuentas, ya lo haremos al final porque eso psicológicamente no es bueno”, reconoce el entrenador. En cuanto al mensaje a la afición, “creo que ayer nos dieron mucho y que se repita y, si cabe más. Les sentimos y tienen que saberlo. Son parte del equipo y espero que den el máximo, lo mismo que les pido a las jugadoras como si fueran parte del equipo”, sentencia Roberto.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter