Foto: FIBA

“Chicas, salid y disfrutad”, no es una charla muy original, pero bien podrían ser las palabras de este miércoles a las jugadoras de Avenida. Es un día para darlo todo, para disfrutar, para sentirse orgulloso y para pelear con todo por el equipo, por el club y por toda la ciudad. A las 20:30h. de este miércoles Avenida recibe en un Wúrzburg repleto al gigante Fenerbahce, en el segundo partido de cuartos de la mejor competición continental.

Sonaría casi utópico no hace demasiado: forzar un tercer partido ante el equipo candidato número uno a revalidar su título europeo, pero si ya casi se pudo en Estambul, ¿cómo no vamos a creer en Salamanca? Cómo no hacerlo cuando la noche mágica de Würzburg, pase lo que pase, está garantizada, cuando el equipo cree y lo demuestra cada día que salta a la cancha, cuando no hay absolutamente nada que perder. Que es muy complicado, claro, que vendrán advertidas por el susto de hace siete días, seguro, que son muy buenas, por supuesto… Pero las nuestras, y todos los que las alentaremos hasta dejarnos la voz, también. 

Poco hay que preparar, ni casi que decir, para un choque como este. De hecho, tras la paliza del domingo y la semana pasada viajera, el staff ha apostado con acierto por el descanso y la recuperación como armas más importantes de cara al duelo de mañana. Una sóla sesión de trabajo, la de esta tarde, para pulir esos detalles, sobre todo defensivos, que pueden dar un pequeño salto de calidad para hacer que las turcas, misión casi imposible, sean más terrenales mañana. Si exceptuamos a Fas y Silvia, el resto dispuestas a dar más que guerra a las otomanas

La carta de presentación de Fenerbahce es su roster, su séquito, hasta su avión con el que han aterrizado en Matacán… Eso es un club enorme, un equipo enormérrimo. Y, si hablamos de lo deportivo, no hay más que echar la vista atrás para ver cómo juegan estas estrellas mundiales, el mejor equipo de la actualidad. Una máquina de puntos cuya artilleria fue capaz de resistir e incluso aguantar Avenida en Estambul. Frenar ese potencial de las McBride, Collier, Milic, en su regreso a Salamanca… es fundamental para tener alguna opción.

Nacho Martínez: “Les digo que sean ellas mismas y que sean valientes”

No es común escuchar y vivir en un equipo como Avenida un día para disfrutar, pero es lo que quiere mañana Nacho Martínez, “es un día que hay que disfrutar mucho con la responsabilidad de hacer las cosas bien y de competir como hicimos allí”. Con el recital en Estambul, no hay que corregir mucho, pero sí hay detalles a controlar,  “lo que hicimos estuvo bien, si cabe hay que intentar bajar su acierto y efectividad. Si podemos bajar las pérdidas, les dimos demasiadas facilidades al contraataque”. El técnico madrileño tiene claro lo que les dirá a sus chicas mañana: “que sean ellas mismas. En la mayoría de las veces les doy cuatro detalles tácticos y les pido que sean ellas mismas y sean valientes. Estos partidos hay que ser valiente de cara a canasta, seguir insistiendo de cara a canasta, y que disfruten de jugar”. Será fundamental el apoyo de un Würzburg lleno,  “siempre el factor público es importante cuando más en este campo la gente aprieta y anima mucho. Para las jugadoras es un punto extra de ánimo cuando las fuerzas flaquean, que pueden flaquear por el proceso que llevamos”, reconoce Nacho. El staff ha priorizado el descanso sobre la preparación, “hay que recuperar a las jugadoras, que se traten, porque no es momento de pensar en minutos si no dar el máximo en cada partido y aprovechar cada entrenamiento al máximo, pero el descanso es fundamental” , comenta Martínez, que se muestra firme en las opciones de Avenida mañana, “creo que tenemos equipo para ello para ganar e ir allí y darles un susto en grande. Ojalá mañana salga un día bueno, de los que se recuerdan en Salamanca y podamos ganar el partido por la afición, por el club y por nosotras”.