La Junta de Castilla y León avanza en las actuaciones de reparación y conservación de las carreteras de titularidad autonómica que fueron dañadas el pasado mes de junio a causa de los desbordamientos de multitud de arroyos e inundaciones provocadas por las fuertes tormentas, tal y como pudo comprobar recientemente la delegada territorial, Yolanda de Gregorio, en su visita a estas zonas.

Uno de los accidentes más significativos ocurrió el día 11, cuando el arroyo que discurre entre el paraje El Pradillo y el paraje Pradera del Soldado, en el término municipal de Fuentelmonge, se desbordó a la altura del kilómetro 33,980 de la carretera SO-340 (de Almenar a Monteagudo de las Vicarías), provocando graves daños a la misma, como la erosión de los taludes que soportan la vía y la eliminación de la barrera de seguridad existente.

Actualmente, con los medios propios del Servicio Territorial de Movilidad y Transformación Digital de Soria ( Brigadas de Conservación de la Junta de Castilla y León), se está procediendo a la reparación de los daños mediante colocación de escollera para recomponer los taludes afectados, la formación de bermas de protección mediante extendido y compactación de zahorra artificial y la posterior colocación de barrera de seguridad y bordillo de hormigón para la canalización hacia las bajantes de las aguas superficiales que discurren ocasionalmente por la calzada. La valoración estimada de los trabajos necesarios para la reconstrucción de este tramo asciende a 30.000 euros.

Por otra parte, en el mismo episodio de tormentas, también sufrió daños considerables la carretera SO-160, de El Burgo de Osma al límite de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, en el entorno del punto kilométrico 8, en el término de El Burgo de Osma.  En este caso, con una inversión de unos nueve mil euros, los daños ya están reparados.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter