No pudo ser. El Aula Valladolid sucumbió ante el empuje físico del Super Amara Bera Bera, que llegó con un punto más al momento clave de la temporada (27-34). No falló Huerta del Rey, que volvió a ser el de las grandes ocasiones para tratar de aupar a un equipo que a pesar de ir por detrás en el marcador desde los primeros compases no quiso rendirse y trató de subirse al barco una y otra vez. Estuvo a punto de hacerlo en el 

Salió el Bera Bera muy centrado en el partido, duro en defensa para dejar pocas opciones al Aula Valladolid y con un ataque fluido que encontraba portería con facilidad. Los primeros cinco minutos le dieron a las guipuzcoanas unas ventaja para poder controlar el ritmo del partido (1-4). Y a partir de ahí, a las vallisoletanas les tocó remar a contracorriente. Empezaron ajustando su defensa para poner en más problemas al ataque visitante y aprovecharon su primera superioridad para acercarse en el marcador (4-6, min.10). 

Pero a pesar de la mejoría de las blanquiazules, el Bera Bera se encontraba más cómodo en el partido y se llegó al ecuador de la primera mitad con una clara ventaja de cinco goles para las visitantes (5-10, min.15). Las de Miguel Ángel Peñas no encontraban lanzamientos claros para su primera línea y sufrían con la conexión en los seis metros de las guipuzcoanas. La situación obligó al entrenador vallisoletano a pedir un tiempo muerto para tratar de cambiar el rumbo del encuentro. 

Pero no lo consiguió. En parte porque el Bera Bera no concedía tregua física y en parte porque al equipo le costó acertar en los lanzamientos fáciles que tuvo. Así, las primera parte terminó con una clara ventaja para las guipuzcoanas, que tenían el mando del partido (10-17). Solo quedaba por ver si el Aula Valladolid era capaz de reaccionar en la segunda mitad. Por si fuera poco, Lorena Téllez tuvo que retirarse del partido tras un golpe y ya no volvió a la pista, lo que lastró al equipo blanquiazul.

Y, como no podía ser de otra manera, las blanquiazules respondieron. Puede que fueran a perder, pero lo iban a hacer con orgullo. Un parcial de 5-2 permitió a las vallisoletanas acercarse en el marcador y los tres goles de Amaia G. De Garibay en estos primeros compases de la segunda mitad obligaron a Imanol pedir un tiempo muerto. Y la primera exclusión del Aula Valladolid , O’Mullony, frenó la reacción vallisoletanas (17-23, min. 38).

Ahí se apagó la incandescencia con la que había salido el equipo vallisoletano, que volvió a acercarse hasta los cuatro goles (25-29, min.22), pero que ya no tuvo tiempo para poner en más problemas al Bera Bera. 

La vuelta de estos cuartos de final por la Liga Guerreras se jugará el próximo sábado en San Sebastián. Siendo realistas con pocas esperanzas de remontada.