La vallisoletana Asunción Arroyo (IMD Segovia) (02:28:07) y el palentino Mario Lozano (Club Triatlón Campos de Castilla) (01:32:11) se han proclamado campeones de Castilla y León de Triatlón de Invierno tras ser los mejores castellanoleoneses en la clasificación de un atípico Triatlón Blanco de Reinosa (Cantabria), que este año alcanzaba su trigésimo cuarta edición.

Las extrañas condiciones meteorológicas han marcado esta competición. Las altas temperaturas que se registraban en la estación de esquí de Alto Campoo, que rozaban los 18 grados centígrados, trasladaban más a una prueba de primavera que de invierno. De hecho, hacía días que la Federación de Cantabria había anunciado que ante la falta de nieve y las nulas previsiones de precipitaciones blancas se eliminaba el sector de esquí y se sustituía por otros cuatro kilómetros de carrera a pie.

Pese a este cambio, la cita ha mantenido su condición de Campeonato de Castilla y León de Triatlón de Invierno y hasta allí se han desplazado numerosos deportistas de la comunidad para disputarse el título. Desde los primeros momentos, una vez dada la salida en la plaza de España de la localidad cántabra de Reinosa, Mario Lozano se ha situado en los primeros puestos. Poco más de 20 minutos le fueron suficientes para cubrir los casi seis kilómetros habilitados por el centro campurriano y ser el primero de los castellanos y leoneses en acceder al box y coger la bicicleta para afrontar la subida en bicicleta a Alto Campoo. Menos de un minuto después hacía lo propio Julián Bueno, del Triatlón Pisuerga Tri-Pi, y tras algo más de dos, entraba en transición Israel Tapia, del IMD Segovia. Una terna que se mantuvo invariable hasta atravesar la línea de meta.

El tramo ciclista no ha venido más que a ratificar lo que ya se intuía desde los primeros tiempos. El palentino ha marcado el mejor tiempo en el duro ascenso a la estación de esquí, empleando casi 56 minutos en recorrer los 25,5 kilómetros, con rampas duras, que llevaban a la explanada de Alto Campoo, dejando casi sentenciado el campeonato regional. De nada les ha servido a Bueno y Tapias marcar los mejores tiempos en el tercer sector, 3,5 kilómetros de carrera a pie en un exigente circuito de cuatro vueltas de ida y vuelta con una fuerte pendiente en la segunda parte, que han cubierto en 13:51 y 14:28, respectivamente, pero que no les ha permitido alcanzar el primer cajón del pódium.

Al final, Mario Lozano, corredor del Campos de Castilla se ha alzado con la primera posición (01:32:11), seguido por Julián Bueno (01:33:16) e Israel Tapias (01:37:45).

En la competición femenina, solo se ha contado con la presencia de María Asunción Arroyo, del IMD Segovia, que se ha alzado con el triunfo tras parar el crono al cruzar la línea de meta con un tiempo de 02:28:07. En su caso, ha necesitado poco más de media hora para recorrer los primeros 5,5 kilómetros y volver al box para tomar la bici y subir hasta Alto Campoo. En este segundo sector ha empleado 01:35:10 antes de afrontar los últimos 3,5 kilómetros de carrera a pie, a los que ha dedicado 22:05.

Al margen de la clasificación absoluta, también han subido a lo más alto del pódium Pedro Hervás y Fernando Ortega, ambos del Triatlón Pisuerga Tri-Pi, mejores Veterano 2 y 3, respectivamente, y Triatlón Pisuerga Tri-Pi, como mejor equipo.