Río Duero sigue configurando su equipo de cara a la próxima temporada.

El líbero madrileño Álex San Martín y Río Duero Soria prolongan su compromiso una campaña más, alcanzando la cuarta campaña consecutiva. En esta ocasión se trata de una renovación más especial si cabe, ya que el jugador sufrió una importante lesión de rodilla en la recta final de la campaña pasada, lo que le impidió poner su granito de arena en la búsqueda de la siguiente ronda de las eliminatorias por el título. Afortunadamente, unos meses después, se acerca su recuperación gracias al trabajo diario y su hambre de volver siendo un mejor jugador.

Más allá del triste desenlace, la temporada de San Martín volvió a ser de un valor innegable para el conjunto de Alberto Toribio. La progresión del jugador continúa y sus números son todo un seguro de vida para la recepción soriana. De hecho, el ranking estadístico de la Federación Española de Voleibol le situaba a final de curso por delante de varios de los mejores especialistas de nuestro país. Junto a sus números en 22 encuentros y 79 parciales, su carácter en la cancha y su cada vez mayor experiencia en la categoría, permiten a Toribio contar con un hombre clave en cancha.

Ahora, el objetivo principal es que el jugador recupere su estado de forma y deje atrás la lesión de rodilla, algo para lo que trabaja muy duro. “Estoy bastante bien, estoy cogiendo bastante fuerza, yendo al gimnasio todos los días y terminando la rehabilitación”, explica. En estos momentos todavía le quedan tres o cuatro semanas para “estar del todo bien” y encontrarse cómodo en algunas posiciones. Sin embargo, hará todo lo posible por “estar otra vez a tope en agosto”, apunta.

Una renovación que llega fruto de la estrecha vinculación que mantienen jugador y club. “Para mí estar en Soria es un regalo. Siento que es mi casa y no me imagino jugando en otro sitio”, acredita con sentimiento. “La confianza tanto del club como de Alberto Toribio, incluso de mucha gente de la ciudad, me hace sentir importante, con confianza y muy querido. Para mí y mi juego, eso es imprescindible”, relata.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Por otro lado, el Río Duero Soria sigue apostando por deportistas jóvenes y de proyección como el opuesto ucraniano nacido en 2004, Daniil Pyvovarenko. Este jugador de 2,05 centímetros de estatura, llegó esta temporada pasada a las categorías inferiores del club, donde jugó el Campeonato de Castilla y León y Campeonato nacional y este curso da el salto al primer equipo.

La historia de Pyvovarenko es de las que trasciende lo deportivo. Hasta la temporada pasada estuvo en Ucrania, su país, donde llegó a militar en un conjunto de la máxima categoría, el Lokomotiv Kharkov. En el mes de septiembre ficharía por la escuadra rusa Lokomotiv Novosibirsk hasta que se desencadenó la guerra, lo que forzó su salida a Soria como refugiado. Gracias al contacto establecido por el padre del jugador y Alberto Toribio, tras haber coincidido en Cataluña por un tiempo, se iniciaron los trámites para su llegada a España.

Afortunadamente, merced a la encomiable labor de Cruz Roja Soria, que guió en todo momento los pasos burocráticos que debía dar Río Duero Soria para ayudar al jugador a refugiarse en España, la llegada de Pyvovarenko fue posible. El club ayudó también al ucraniano en diferentes trámites administrativos y le proporcionó alojamiento y manutención. “Después de estar en una situación límite hace meses, hemos conseguido encontrar una buena solución para que pueda seguir entrenando a primer nivel, ya que la proyección a futuro de este jugador es altísima”, asegura el director general del club, Manuel Sevillano.

Claro que mientras continúe la guerra, Pyvovarenko continuará viviendo una delicada situación familiar, puesto que su madre se encuentra en Italia después de lograr escapar de Ucrania, pero su padre continúa en Jarkov. Mientras tanto, el voleibol y la complicidad de sus nuevos compañeros del plantel juvenil está siendo una herramienta muy importante para la adaptación del jugador a Soria. Ahora, además, tendrá la oportunidad de demostrar su talento a las órdenes de Alberto Toribio junto a sus nuevos compañeros de la primera plantilla.