La difusión de la conversación entre David Aganzo (AFE), Carlos del Campo (LaLiga) y el propio Rubiales (RFEF), considerada privada por AFE y Liga, abre una nueva polémica en el fútbol español. Tanto la patronal del fútbol (LaLiga) como el sindicato de futbolistas (AFE), coinciden en la “mala praxis” de Luis Rubiales, presidente de la RFEF, al “filtrar” la conversación sin permiso del resto de las partes.

La Federación se defiende

En un escrito firmado por el Director Departamento Jurídico RFEF, Pedro González Segura, se responde a la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), sobre la publicación de la reunión.  Desde la Federación se afirma que, “que al comienzo de la primera reunión, celebrada el día 12 de Marzo, ​​se acordó, sin oposición de ninguno de los intervinientes, grabar las conversaciones de la comisión para que quedara constancia de ello. En cualquier caso, cuando la comisión se ha reunido telemáticamente, en las pantallas de cada uno de los intervinientes aparece en todo momento un piloto rojo que informa que se está produciendo la grabación de toda la reunión”. Desde la RFEF también se apunta, que desde AFE, “tras la reunión celebrada el 7 de Abril, se difundió entre los medios de comunicación una nota de prensa en la que se contenía una versión de lo acaecido contraria a lo que realmente había ocurrido. Que, con la finalidad de preservar el derecho a recibir una información veraz prevista en la CE, la RFEF remitió a los medios de comunicación una nota de prensa corrigiendo las divergencias e inexactitudes con la realidad de lo que había ocurrido en la reunión, acompañando, al primer medio que nos lo pidió, las grabaciones que así lo acreditaban”.

El ente federativo sigue afeando la actitud de AFE, diciendo que, “difícilmente se puede hablar del derecho a la intimidad, al que repetidamente se alude en el escrito, cuando la AFE ha remitido una nota de prensa sobre los contenidos de la reunión, celebrada en presencia de más de 20 personas, por lo que en ningún caso se puede predicar de la misma la cualidad de secreta. Es más, AFE, envió a la prensa la carta remitida a la RFEF en alusión a la citada reunión. De hecho, viene siendo práctica habitual de ese Sindicato enviar a los medios, incluso antes de ser recibidas en esta Federación, todas las cartas y escritos que se nos remiten, con una voluntad manifiesta de dar a conocer el contenido de los temas que nos atañen”.

El órgano que preside Rubiales insiste en que, “la RFEF se ha limitado exclusivamente a aclarar ante la opinión pública lo que realmente ocurrió, con el correspondiente soporte documental de la grabación. Del escrito de la AFE se infiere que lo que se pretende que se considere “secreto” no es la reunión, sino las reales manifestaciones de sus representantes en la misma, dada su naturaleza claramente contraria a los intereses sindicales de los futbolistas españoles”.

Ataque frontal de la Federación a AFE

En su comunicado la RFEF, “sospecha” que AFE tiene una “agenda oculta”, por lo que, “pretende esconder tanto a sus afiliados como a la opinión pública sus propias manifestaciones y que por ello trata de impedir, con pretendidas acciones penales, su difusión”.

El fútbol español sigue moviéndose en la ponzoña, a las habituales desavenencias entre La Liga y la Federación, ahora también se suma la AFE.