Ademar encadenó, por primera vez en la temporada, tres triunfos consecutivos después de una segunda parte pletórica, sobre todo en defensa, para apabullar (30-20) al Nava, que llegó por delante al descanso.

La trascendencia de los puntos agarrotó a ambos equipos en el inicio, encadenando varias acciones sin precisión y fruto de la precipitación, lo que se tradujo en un marcador escaso de goles, pero siempre con ventajas, aunque por la mínima, leonesas.

Superado el ecuador de la primera mitad y ya con el exademarista Dzmitry Patotski agrandándose bajo palos, sin que Milan Bomastar igualara en este apartado, los segovianos empezaron a tomar el mando, también con márgenes de tan solo un gol, para llegar por delante al descanso, 11-12.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

La segunda mitad comenzó con la misma dinámica e incluso ampliando los segovianos la renta a dos goles, dando la oportunidad Manolo Cadenas a un hasta ahora desaparecido Dragan Soljic, pero tras el 14-15 el Nava se vino abajo ante la intensidad defensiva ademarista que no pudo igualar, unido a la mejoría en la portería con el griego Panagiotis Papantonopoulos.

De esta manera, el equipo de Francisco Javier «Zupo» Equisoaín encajó, primero un parcial de 5-1 que le obligó a parar el encuentro, pero éste ya había dado un giro radical con un Ademar desmelenado y hambriento al máximo para ampliar de manera inmisericorde la ventaja y llevarla a la máxima al final del encuentro, 30-20.