Foto: Arrate Morales

El Abanca Ademar se impuso por 26-27 al Bidasoa Irún, en un partido que se resolvió en los últimos segundos. El equipo ademarista tuvo la iniciativa en el primer tiempo y llegó a tener cuatro goles de renta en el 5-9, pero el Bidasoa Irún soportó ese mal momento y llegó al descanso con 13-14.

Al comienzo del segundo tiempo el Bidasoa Irún consiguió remontar (16-15) e incluso el equipo local llegaría a ponerse tres goles por delante en el marcador (21-18). Con un parcial de 0-3 el equipo de Manolo Cadenas conseguiógualar el marcador, entrando en un último cuarto de hora muy igualado y lleno de emoción.

A falta de cuatro minutos el Bidasoa Irún ganaba 26-25; pero el Abanca Ademar consiguió marcar dos goles y su guardameta Panos Papantanopoulos resulto decisivo con dos paradas, la última a Cavero, a “quemarropa” desde la línea de seis metros, a falta de cinco segundos para la finalización del encuentro.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

El Nava pagó los platos rotos de la eliminación europea de los riojanos. Los locales, muy mermados, cayeron, aunque tras dar la cara durante 40 minutos (25-34).

En la primera parte naveros y logroñeses se fueron turnando la iniciativa en el electrónico,con diferencias que no superaron los dos goles en uno u otro sentido. Una doble exclusión del Nava marcó un parcial de 0-3 para Logroño, que consiguió marcharse al descanso con 14-15.

Tras el descanso el Balonmano Logroño, se impuso claramente a los naveros, que físicamente al límite, no tuvieron argumentos ni en defensa ni en ataque. El equipo de la provincia de Segovia necesita romper esta mala racha, para no complicarse la vida, la zona baja cada vez está más cerca.